Opinion

OPINIÓN l 5… 7… 10 ¿Sabremos con certeza el número de los bebés asesinados?

Escribe: Miguel Andreis

La información sonó a estampido de incredulidad. Conmovió a una sociedad que se ha vuelto rugosa al estremecimiento. El fallecimiento de cinco bebés en el Hospital Materno Neonatal “Dr. Ramón Carillo” de la ciudad de Córdoba. No fueron todas juntas. Se fueron amontonando con los días. El primer deceso fue el 6 de marzo y se extendieron sucesivamente hasta junio de este año. Cuatro meses y la noticia quedaba pisada al conocimiento de la ciudadanía. Después se supo que no se trataría de causas naturales.

La mayoría niños normales nacidos de madres jóvenes. Si bien se sabe que en estas áreas el números de fallecimientos es elevado, nunca para cifras tan exponenciales. Una filtración y arreciaron las hipótesis. La primera pregunta: ¿Se había informado al área de Salud sobre lo que venía aconteciendo? Al parecer, no con la profundidad que ameritaba la temática. Confirmado: ¡No se trató de causas naturales!
¿¡Se demoró en llegar la información a Tribunales!?

Tomó el caso el Fiscal de Instrucción, Raúl Garzón. Él lleva la investigación adelante. Se hicieron dos autopsias de los últimos niños. Los estudios demostraron altos niveles de “potasio”, un químico que se vuelve con el aumento de las dosis altamente letales. La lupa se puso sobre médicos, paramédicos, enfermeras… Primera conclusión es que alguien inyecto el potasio a los infantes recién nacidos. Todas y algunas sospechas más se constituyeron en información que ganaba el mundo. No habría antecedentes, al menos en el país de un acto criminal de esta naturaleza. Allanamientos. Y una enfermera que ingresó a trabajar al nosocomio por el 2020, cargó sobre sí las mayores sospechas.

No transcurrieron demasiadas horas y la revisación minuciosa de la Justicia que la cifra de expirados se extendió a 11. La incomprensión de tanta maldad colmaba las más duras interpretaciones. Un acto de criminalidad, es lo que parece hasta el momento, que supera la más aberrantes de las ficciones. Todos ellos en los primeros siete días de su nacimiento.

El Ministro de Salud de la Provincia, Dr. Diego Cardozo, expone que la primera alerta fue el 18 de marzo. De éstos uno dos, supuestamente por causas naturales. Una criminalidad sin límites. Los temores se ramifican y, en estas desconfianzas, entran en juego el seguimiento a la vitamina K que se les pone, o las vacunas BCG. El terror a la interpretación crece exponencialmente, ya que el Fiscal actuante quiere avanzar hacia el pasado, por lo que no se descartaría que el número de tan incalificable acto cuente con un número superior de víctimas.

Claro que además, desde los pasillos del Palacio de Justicia capitalino dan cuenta que tal sondeo se podría trasladar a otros hospitales de este tipo. 5…7…10…12 ¿Se sabrá fehacientemente cuál es el número final de semejantes asesinatos? Hay tantas muertes sin especificar que la desconfianza nos vuelve a ganar la partida.

Noticias relacionadas

Volver al botón superior