Opinion

MIGUEL ANDREIS| Vecinalismo y el “odiometro” Una peligrosa comparación

Escribe: Miguel Andreis

Hace algunos años, un hombre muy conocido en nuestra ciudad, perteneciente al mundo del cine, a quien apodaban el “perro” Ingaramo, solía decir que el gran negocio en nuestra ciudad sería crear “una máquina de parpadear”. El argumento es que los villamarienses, según su criterio no veíamos con claridad, (por la sequedad de los ojos debido al viento y a la tierra), solo observábamos lo que queríamos. Ingaramo fue el dueño de un cine: Rex, entre otros, además el productor de la película “El Gol”, filmado después del 78, que se transformó en un gran fracaso económico. Ocurrente como pocos. Esto es historia de la aldea.

Ahora, todo hace suponer que desde el poder nacional, se estaría tras el invento de una máquina denominada “Odiometro”. Lo que permitiría medir la profundidad del “odio” Y/o resentimiento social. Lo difícil será definir a quién se le aplicaría el nuevo invento. Por el momento no se sabe con cuál argumento se administrará la misma…

Llamada al Vecinalismo… en fin, solo para algunos

El pasado martes, en horas de la noche y luego de que las peticiones públicas de algunos vecinalistas sobre el regularizar a estas instituciones con elecciones que, salvo excepciones, están acéfalas o no encuadradas en las normativas con las que deben manejarse dicho centros. Lo cierto es que el gobierno municipal se negaba a aplicar lo que dice La Carta Orgánica Municipal: llamar a elecciones. Lo sostenían hasta concejales del mismo prisma político de la gestión actual.

El Ejecutivo convocó  a todos los vecinalistas a cargo de la Presidencia. También concurrieron al Salón Blanco del ex Palace Hotel, ciudadanos que quieren poner en funcionamiento a sus centros vecinales. A los mismos no se los dejó participar. Extraña determinación, más si se tiene en cuenta que el vecinalista es el funcionario más económico que tiene la comuna, trabajan ad honoren en lo que es el primer centro de contención y recepción de cualquier tipo de problemática que determina la convivencia de un barrio. Por empezar poco afortunada la decisión y, aún menos democrática. Otto Wester, Secretario de Planeamiento, Relaciones Institucionales y Vínculos comunitarios de la Municipalidad. Demasiados títulos para tan equivoco y lamentable accionar, es sin duda uno de los funcionarios con mayor cantidad de años viviendo y ocupando cargos del municipio. Pasó por las gestiones de Accastello; Bedano y Gill. Claro que el efecto medular tomará dimensión con solo escuchar lo dicho por el citado frente a los vecinos presentes. Lo que demuestra los criterios con el que se maneja el actual gobierno.  Se indica que él Secretario de Planeamiento,  acompañado de otro funcionario del área salieron a visitar los barrios, no para proyectar las atrasadas elecciones sino para conformar listas por consenso, lo que se contradice de base y esencialmente lo que determina explícitamente la Carta Orgánica. Es decir, los mismos funcionarios renegando y desconociendo los dictámenes de la Carta Magna de la ciudad. ¿Por qué el gobierno se niega a elecciones libres y democráticas? ¿Serán qué prefieren vecinos adeptos a sus proyectos? Nada deja de llamar la atención, además, de  algunas consideraciones- cortas.- de lo que se supone son comunicadores y se escuchan en el audio.

Solo basta escuchar las expresiones de  Wester para comprender un sinfín de contextos, básicamente con los criterios que se gobierna, pero además el tema de las comparaciones a las que alude ante los presentes, sentenciando el supuesto intento de magnicidio ocurrido con la Vicepresidente CFK y el reclamo de vecinos y vecinalistas. Si estos son los criterios con los que se gobierna, habrá que determinar muy cuidadosamente la diferencia existente entre el rol del periodismo, aún desde la misma crítica, con lo que aquí escuchamos. Es de esperar que el próximo paso no sea, como lo marca una etapa muy nefasta de la historia, cuando se marcaban  las casas con cruces….

 

 

Noticias relacionadas

Volver al botón superior