Opinion

MIGUEL ANDREIS | ¿Cuándo se empieza a ser viejo?

Por: Miguel Andreis

“Yo no quiero llegar a viejo… comparto el pensamiento de (Bernard) Shaw que decía: hay que morir joven lo más tarde posible” explicó el cumpleañero. El grupo de amigos le festejaba los 60. Eduardo siempre tuvo cierto recelo por la vejez. La rechazaba.
No faltó quien a modo de broma le preguntó qué se siente el ingresar en la “ancianidad”. No respondió. Sonrió. Le quedó picando si vejez era lo mismo que ancianidad. Nunca había reparado en ese detalle. No hay “hogares de viejos” sino “hogares de ancianos”. Estaba convencido que la peor etapa del individuo era la vejez. Y él le estaba tocando el picaporte. Todas las otras: infancia, niñez, adolescencia, juventud, adultez… tenía la impronta del futuro, de las motivaciones. En dichas etapas se espera lo que vendrá. En la vejez se le teme a lo que vendrá. De ese viaje no hay retorno.

Se interrogaba ¿Sirve prolongar la vida? Le espantó leer un trabajo donde se exponía que más del 68 % de los ancianos decía sentirse desprotegidos y carentes del afecto de su propia familia. Gran parte de ellos repitió la palabra “soledad” y “olvido” en reiteradas ocasiones.
La Academia de Ciencias de la Asociación Británica para el Avance de la Ciencia, que formalizó recientemente un congreso en Dublín, expuso que la vejez se ha extendido a los 80 años.
Eduardo, carga con una duda ¿a qué edad comienza la vejez?
El envejecimiento es quizás el proceso más multifactorial y diverso que existe, en el que cada célula envejece de manera diferente. Por eso resulta difícil llegar a una conclusión sobre cuándo comienza la vejez.»
La ciencia ha logrado que la expectativa de vida se extienda significativamente: sólo en el siglo pasado, creció más que en dos mil años. Un habitante de la antigua Roma no superaba el promedio de 20 a 22 años de vida, un ciudadano europeo de 1900 podía vivir hasta los 50. En la actualidad un niño nacido en Japón tiene una expectativa de 81 años, contra 74 de otro bebé que viera la luz en Argentina.

No quiere llegar a viejo.

Como fogoneándolo le explican que los expertos en Biogerontología exponen que llegaremos a vivir entre 100 y 120 años. ¿¡Vale le pena se preguntaron!? No falta quien le agrega que una de las pocas que no envejece es el aparato digestivo. Cambia la movilidad del colon. “Digamos, te aparece la constipación, la incontinencia urinaria…”
Al carajo se dijo…
Otro de los integrantes de la mesa sentencia: “para mí, la vejez comienza cuando una persona pierde interés por el entorno y se aísla mentalmente porque terminaron sus motivaciones en la vida. Esto es frecuente cuando uno se jubila o cuando se queda sin trabajo. Entonces se puede ser viejo a los 70 o a los 40…» O en todo caso cuando en un día salís dos o tres veces a la calle con la bragueta despendida o el cierre bien bajo.
Eduardo los mira de reojo… y piensa que tiene los aportes jubilatorios con no menos de quince años atrasados, que sin darse cuenta ya está en las cinco pastillas diarias (diabetes, hipertensión, ansiolítico, digestivo, para el ácido úrico…); que hoy tiene tanto apetito sexual como un monje budista. Que la pasada semana debutó con el estudio prostático. Tanta ciencia, tanta ciencia y estos hijos de puta… (Por los médicos) todavía para saber cómo anda o cuánto creció tu próstata siguen apelando al viejo sistema: meterte el dedo culo, donde no podés evitar cierta degradación…
Confesó que no le gusta pasar frente a los geriátricos. Mira hacia otro lado. Recordó a su abuelo postrado por años, y la nona firme al lado poniéndole la chata o el papagayo… ¡pobre vieja!… ¡pobre viejo!
Está seguro que sesenta, todavía, no es la vejez, pero es la antesala. Y eso es lo que le cuesta asumir… después de todo él sigue sosteniendo aquello de Shaw: “hay que morir joven lo más tarde posible”. También sabe que nadie muere cuando quiere sino cuando puede…
– “Eiii Eduardo – vociferó el Petiso mientras arrimaba brasas a la parrilla-, ¿si lo que querés es no llegar a viejo, me podés decir para qué carajo te la pasás de médico en médico?… De alguna manera ellos te llevarán hasta los ochenta… andá previniendo en alguien que te ponga la chata o el papagayo a vos… uno no piensa en la vejez hasta que te alcanza… después ya es tarde”

———–

El porqué de los 65…

Tradicionalmente, la vejez se estableció a los 65, aunque no por motivos biológicos, sino de política laboral. Fue Alemania el primer país que estableció un programa de jubilación que sentenció que a los 65 años decae el nivel de rendimiento físico, psicológico y emocional de la persona.
Sin embargo, los expertos señalan hoy a los 50 años como el punto de inflexión gerontológico. A partir de esa edad se define la calidad de vida de las siguientes décadas, en las que los músculos se debilitan, los movimientos son más lentos, el equilibrio se altera, la audición disminuye y la visión es cada vez más dificultosa. En la Argentina, por ejemplo, sólo una de cada cuatro mujeres conserva su esqueleto dentro de parámetros normales después de los 50.

Si de olvidar se trata
Pero, en general, son los olvidos y los problemas para leer los primeros síntomas de los años. El envejecimiento de la visión aparece entre los 40 y los 50, cuando hay que acercar el diario para leerlo. Esto ocurre porque el cristalino se vuelve menos flexible y no puede enfocar correctamente los objetos ni procesar adecuadamente la luz. En promedio, a los 60 se necesita tres veces más luz que a los 20 para leer el mismo texto.
La memoria, en cambio, comienza a dar síntomas a los 40, cuando los olvidos empiezan a preocupar.

El cerebro
«La principal barrera para aquellos que transitan la llamada nueva edad adulta [entre los 50 y los 80] es el deterioro de las funciones cerebrales», afirmó el doctor Robertson en Dublín. Según prometió, la ejercitación y la estimulación cognitiva a partir de los 60 permiten rejuvenecer la mente unos 14 años.
«Para los mayores de 50, el ejercicio es una droga milagrosa que los vuelve más ágiles mentalmente, menos olvidadizos y que demora la pérdida de precisión en las tareas que ocurriría de otra manera», señaló el experto.
(Datos de diario La Nación)

Prensa GRC
Author: Prensa GRC

Noticias relacionadas

Botón volver arriba