Opinion

Alejandro Borensztein| Sexo, mentiras y video

Antes que nada, recordemos que ya estamos en septiembre y que la Argentina sólo tiene vacunada con dos dosis el 34% de la población mientras que Chile alcanzó el 71% y Uruguay el 72,5% (encima Lacalle Pou ya le aplicó la tercera dosis al 15,3% de los charrúas). Al rutilante éxito del plan de vacunación local y al hit del Vacunatorio VIP, debemos sumar el hecho de que el Gobierno rechazó el año pasado millones de vacunas americanas por razones que nadie explicó pero que todos imaginamos. Como consecuencia de esa decisión del “presidente”, de la vicepresidenta y de varios más, se murieron miles de argentinos que podrían haberse salvado. Difícilmente alguien del Gobierno pague por este acto criminal, pero se lo vamos a recordar hasta el fin del mundo.

Dicho esto, que es lo más importante o posiblemente lo único importante, ahora sí hablemos de “garchar”.

Y acá hay que explicar rápidamente a quienes nos leen desde el exterior que no se trata de una guarangada gratuita bartoleada en el diario hispanoparlante con más suscriptores del mundo, sino que efectivamente esa palabrita, y todo lo que implica, ocupó la agenda política de la semana.

En un intento por hacerse conocer, la candidata Tolosa Paz dijo textualmente que “en el peronismo siempre se garchó” y de ese modo introdujo el tema (con perdón de las expresiones, tanto “garchó” como “introdujo”).

Lamentablemente, Tolosa clavó la frase el lunes (con perdón por la palabra “clavó”) razón por la cual ya se hicieron todos los chistes posibles. Podríamos agregar un bocadillo sobre algunos miembros de La Cámpora (con perdón por la palabra “miembro”) denunciados por acosos sexuales e intentos de garche no consentidos que fueron tapados como buenos machirulos, pero no debemos mezclar el trigo con la paja (otra vez, perdón por la expresión).

 

GRC
Author: GRC

Noticias relacionadas

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba