Saltar al contenido
Inicio » Inflación de octubre en 8,3%: qué opinan los economistas

Inflación de octubre en 8,3%: qué opinan los economistas

Compartir en redes

El dato marcó una desaceleración respecto al IPC de septiembre, cuando marcó un incremento de 12,7%. La opinión de cuatro especialistas.

El Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC) dio a conocer esta tarde la inflación de octubre de 2023, que fue de 8,3% y marcó una desaceleración respecto al IPC de septiembre, cuando marcó un incremento de 12,7%.

El Gobierno esperaba que la inflación de octubre se ubicara por debajo del 9%, según anticiparon a El Cronista fuentes oficiales antes de conocerse el reporte del INDEC.

Los consultores habían anticipado que la inflación de octubre volvería a un dígito mensual por primera vez en tres meses debido a múltiples factores como congelamiento de tarifas, de tipo de cambio y políticas de regulación de precios. Por ejemplo, los analistas consultados por Reuters, en su relevamiento habitual, estimaban una inflación de 9,9% para octubre.

Pocos previeron una desaceleración tan acentuada: «El 8.3% de inflación es un dato más optimista de lo esperado; nuestra estimación era casi un punto más. Si bien es una desaceleración importante respecto a agosto y septiembre, altamente marcada por las Paso, lejos está este guarismo de ser una tendencia, es más bien un hecho aislado», dijo a El Cronista el economista Horacio Larghi, director de Invenómica.

Larghi explicó que la merma en la inflación radica principalmente en alimentos y bebidas. «Con excepción de «Comunicación», todas las categorías del IPC registraron en octubre un menor incremento respecto a septiembre. Pero sin dudas el foco es alimentos y bebidas por su peso en el índice y el impacto en otras variables como pobreza e indigencia: mientras que en septiembre aumentó un 14.3% en octubre el incremento fue de 7.7%, es decir prácticamente la mitad», señaló.

Por su parte, Hernán Letcher, director del Centro de Economía Política Argentina (CEPA), consideró ante este diario que el dato de octubre «implica una retracción sustancial que representa el principal activo de esta medición».

«Si uno lo pensara a la inversa, en la semana previa a las elecciones, si el resultado de la inflación hubiese sido 15%, probablemente eso hubiese significado que toda la semana discutiéramos precios y el oficialismo logró que en la semana previa a las elecciones del balotaje el tema inflacionario no esté en el centro de la escena», advirtió, tras lo cual agregó: «La segunda cuestión, respecto del indicador, tiene que ver con alimentos y bebidas que quedó por debajo del promedio. De todas formas, la variación interanual sigue por encima, pero midió 7,7%».

«La tercera cuestión es de cara al futuro. Obviamente, el dato de noviembre, más allá de lo que haya pasado en los primeros días del mes y en adelante estará atravesado por el resultado electoral», sumó Letcher, un economista cercano al kirchnerismo.

Martín Kalos, Director de EPyCAConsult, también condicionó el resultado del IPC de noviembre a las elecciones, «porque lo que suceda en las elecciones también te va a impactar en el dólar. Y si el dólar se queda más o menos tranquilo, o si se dispara en función de cuál sea el resultado de ese domingo, es clave para definir cómo sigue la inflación de aquí en más».

Kalos no ve «una tendencia a la baja» de la inflación a partir del dato de octubre: aunque consideró que «es una buena noticia en términos de que es una desaceleración de la inflación, y es una desaceleración más pronunciada de lo que se esperaba inicialmente», advirtió que «no empezó una desaceleración de la inflación, ni nada parecido, porque, por el contrario, estamos viendo en noviembre una reaceleración que empezó en verdad a fines de octubre y que nos marca, al revés, una reversión hacia números más parecidos a los de los meses previos».

Por su parte, el economista Pablo Kornblum le atribuyó un papel central a la cuestión política, en dos aspectos: según le explicó a El Cronista en el último tiempo hubo «mayor control y regulación desde el Estado, por un lado, y por otro lado, también, desde las generales de octubre, hay expectativas políticas más acotadas. No hay 20 escenarios con tantos escenarios disparatados. Milei, que representaba ese escenario más disparatado, cuando arregla con el PRO, saben que ´tan loco no puede ser’ ; no puede hacer cualquier cosa y que la dolarización no es una realidad inmediata. Entonces eso calma los mercados y eso impactó en la inflación».

El índice de septiembre alcanzó el 12,7%, cifra que llevó el Índice de Precios al Consumidor (IPC) hasta los 138,3% de manera interanual.

Fuente: El Cronista


Compartir en redes