Tendencias

Argentina finalista de Qatar 2022: ver los partidos de la selección en la casa de Diego Maradona, un desborde de emociones

La Argentina acababa de sellar su boleto a la final de la Copa del Mundo con una victoria por 3-0 sobre Croacia el martes, pero la mayoría de los argentinos en la reunión simplemente querían curiosear en la casa de este “extraño”…

Había un jubilado haciéndose selfies en el bar de la esquina. Una limpiadora se asomó a la ventana de un dormitorio vacío. Un artista del tatuaje revisó un retrete atascado en el piso de arriba. Y el dueño de un hotel que había traído a su suegra se paseaba descalzo.

La casa de Villa Devoto, invadida durante los partidos de la selección
La casa de Villa Devoto, invadida durante los partidos de la selecciónSARAH PABST – NYTNS

“Cuando entré, me eché a llorar”, dijo Osvaldo Bonacchi, de 52 años, reparador de aire acondicionado, que empezaba a lagrimear de nuevo en la escalera de caracol que conducía al ático enmoquetado, donde alguien dijo que antes había una sauna. Llevaba 15 años viviendo cerca y siempre se había preguntado cómo sería por dentro. “Estar aquí es un sueño”, dijo.

El maltrecho chalet de ladrillo de tres plantas, situado en Villa Devoto sobre la calle José Luis Cantilo, perteneció en su día al héroe del fútbol argentino Diego Maradona y, en este Mundial, se ha convertido en uno de los lugares más populares de Argentina para ver un partido.

Un empresario local compró la casa el mes pasado y ha abierto las puertas durante los últimos partidos, pagando las bebidas y más de 400 kilos de carne para cientos de amigos, vecinos y extraños que se agolpaban alrededor de la piscina del patio trasero de Maradona para animar a la selección nacional que participa en Qatar 2022.

Juegan Argentina y Croacia la semifinal de Qatar y así lo sigue la gente en la casa de Maradona
Juegan Argentina y Croacia la semifinal de Qatar y así lo sigue la gente en la casa de MaradonaSARAH PABST – NYTNS

“Empezamos a dejar entrar a la gente, y entonces se derrumbaron y empezaron a llorar”, dijo el nuevo propietario de la casa, Ariel Fernando García, de 47 años, sobre la primera fiesta. “Para mí era un extraterrestre”, dijo de Maradona. “Ningún hombre ha dado más alegría a los argentinos”.

Maradona murió de un infarto en 2020, a los 60 años, pero sigue siendo una de las grandes figuras de Argentina. Su historia, la de un niño pobre de Buenos Aires que se convirtió en uno de los mejores futbolistas de la historia y en el líder del equipo argentino campeón del mundo en 1986, lo ha convertido en una especie de deidad en esta nación de 46 millones de habitantes.

De hecho, la Iglesia maradoniana es legalmente reconocida en Argentina, entra ahora en su 25º aniversario y cuenta con decenas de miles de miembros y sucursales en todo el mundo. Algunas búsquedas en Google devolverán un pequeño recuadro de preguntas que otras personas buscaron, empezando por: “¿Es Diego Maradona un Dios?”

Así que el martes, mientras cientos de personas entraban en tropel en la antigua casa de Maradona, con sus vidrieras de colores y sus arañas de cristal, se respiraba un aire de fe, devoción y santidad, mezclado con el olor de dos grandes trozos de ternera cocinándose en un asador en la parte de atrás.

Clima de Mundial, en un escenario muy especial de Villa Devoto
Clima de Mundial, en un escenario muy especial de Villa DevotoSARAH PABST – NYTNS

“Aquí se lo siente de verdad”, dijo Roxana Orio, una tatuadora de 35 años con el número 10 de Maradona -el número que llevaba cuando competía- grabado en el tobillo izquierdo, mientras recorría la casa con su hija de 8 años.

Allí estaba el gran patio trasero con césped sintético donde Maradona practicaba, el balcón donde Maradona saludaba a los aficionados en la calle después del Mundial de 1986 y el pequeño dormitorio, ahora vacío, donde Diego dormía antaño.

Se aventuraron hasta el garaje, donde había un viejo televisor de tubo. Un amigo del nuevo propietario señaló que había estado en el dormitorio de Maradona. La gente hizo fotos.

Subiendo una estrecha escalera, había un cuarto de baño descuidado con un bidet y un váter roto, de color celeste, de la selección argentina, y luego una caja de viejos libros infantiles y trabajos escolares. Un cuaderno parecía pertenecer a una de las hijas de Maradona. “Tengo que hacer una foto de

A festejar en la piscina: ¡Argentina finalista!
A festejar en la piscina: ¡Argentina finalista!SARAH PABST – NYTNS

esta reliquia”, dijo Orio.

Maradona compró la casa a principios de la década de 1980, principalmente como regalo para sus padres, pero vivió allí en varias ocasiones a lo largo de varias décadas, según las noticias locales y García, que habló con la familia Maradona sobre la historia de la casa durante la compra (Es una de las varias casas que Maradona poseía en Buenos Aires).

Mientras la familia Maradona vivía allí, García creció cerca. Dice que intentaba asomarse al interior de la casa cada vez que podía y que lo celebró en el exterior en 1986, cuando Argentina ganó el Mundial, y en 1990, cuando llegó a la final.

A principios de este año, vio un artículo en el que se decía que la casa llevaba un año a la venta y que, si no se vendía en una semana, se vendería a un promotor que planeaba demolerla y construir en su lugar una torre de apartamentos.

García llamó al agente inmobiliario que había puesto la casa en venta y aceptó comprarla sin inspección. Para asegurársela, pidió prestados 50.000 dólares en billetes de 100 a un amigo (los negocios inmobiliarios en Argentina suelen cerrarse en divisas fuertes de EE.UU. debido a la volatilidad del peso argentino) para el pago inicial. El precio final fue de 900.000 dólares.

QUIÉN FUE EL COMPRADOR DE LA CASA

“Es una locura más de las que hace mi marido”, dijo su esposa, Marcela Vozza, en un balcón abarrotado por encima de un mar de juerguistas en la calle tras la victoria del martes. García ha seguido un camino accidentado hasta llegar a ser propietario de la casa de una leyenda argentina. Cumplió dos años de cárcel entre 2002 y 2004 en relación con una agresión que, según dijo, llevó a cabo para proteger a un familiar.

En prisión, terminó la carrera de Derecho y, desde su puesta en libertad, se ha convertido en un hombre de negocios, comprando y vendiendo restaurantes, edificios y otros negocios. Hoy dirige una fábrica de productos farmacéuticos, una empresa alimentaria y una firma que fabrica alambres y cables baratos.

Ariel Fernando García, el nuevo propietario de la antigua casa de Diego Maradona, con sus hijas en lo que alguna vez fue el balcón de Maradona
Ariel Fernando García, el nuevo propietario de la antigua casa de Diego Maradona, con sus hijas en lo que alguna vez fue el balcón de MaradonaSARAH PABST – NYTNS

Tras comprar la casa de Maradona, la primera idea de García fue convertirla en una especie de museo. Pero se le ocurrió otra idea cuando su familia la vio por primera vez hace tres semanas, después de recibir las llaves.

García contó que su hijo se estaba recuperando de una agresión con arma blanca en una discoteca y que, por primera vez desde la herida, se iluminó al entrar en la casa. García decidió inmediatamente que abriría la casa para los partidos. “Todo empezó con esa sonrisa”, dice de su hijo.

Al principio, eran familiares y amigos, pero con el tiempo las reunioes se ampliaron a medida que la gente invitaba a otras personas. Cuando Argentina jugó contra Polonia, había unas 700 personas. Contrató a un servicio de catering para cocinar carne de vaca, cerdo, mollejas y choripanes. Sirvió refrescos y agua, pero no alcohol.

“Estoy convencido de que hay indicios de que Maradona me eligió para que la casa sea la felicidad, como la que él transmitía en el campo”, dijo García. Tiene previsto volver a abrir la casa para la final del Mundial de Argentina contra Francia, el domingo.

El martes, el ambiente pasó rápidamente de la tensión al júbilo a medida que se acumulaban los goles de Argentina. Una banda de percusión entonó canciones escritas para la selección argentina en la Copa Mundial. Los niños lanzaron globos azules a la multitud. Y, aunque la fiesta era sobria, muchos adultos -incluida la suegra de García- acabaron en la piscina con la ropa puesta.

La casa que fue de Maradona se convirtió en el lugar de encuentro para los partidos del seleccionado
La casa que fue de Maradona se convirtió en el lugar de encuentro para los partidos del seleccionado

Al comienzo de la segunda parte, Argentina ganaba 2-0, pero algunos aficionados se mostraron cautelosos. “La última vez que nos pusimos 2-0, las cosas se complicaron rápidamente”, dijo Gastón Marano, un asesor, sin apartar los ojos de la pantalla, refiriéndose al partido de cuartos de final que Argentina disputó la semana pasada contra Países Bajos y que se decidió en los penales.

Momentos después, la estrella argentina, Lionel Messi, eludió y eludió a un defensor croata (Gvardiol) y dio una asistencia magistral para el tercer gol, convertido por Julián Álvarez. “Ahora puedo estar tranquilo”, dijo Marano.

Y más cuerpos se lanzaron a la piscina.

Fuente: Jack Nicas, La Nación

Noticias relacionadas

Botón volver arriba