Provinciales

Trabajadores de la Salud de Córdoba: “Estamos desbordados y es real”

Señalan que «los contratos basura siguen vigentes” y que ante los contagios de la tercera ola, el protocolo solo prevé cinco días de aislamiento y vuelta al trabajo sin PCR.

TERCERA OLA

“No colapsa un sistema cuando están todas las camas ocupadas sino cuando no hay gente que te pueda atender”, dice a La Nueva Mañana la enfermera Yamila Sierra que trabaja en el Hospital de Niños en tareas operativas, es decir, en contacto directo con el paciente, sea Covid-19 o no. Y sobre la situación de este brote de coronavirus donde el 80% de los casos ya son de la variante Ómicron, dice: “Hoy, a casi dos años de pandemia estamos peor porque tenemos un agotamiento físico, psíquico, hemos sido desvalorizados y hasta tratados de mentirosos”.

Este lunes, un relevamiento con planilla entre el personal de enfermería del Hospital de Niños mostró que el 50% está afectados por contagio de coronavirus. “La masividad de casos acá empezó el 24 de diciembre y en este momento, además de enfermeros y médicos, ya afecta también a la gente de laboratorios, rayos,  camilleros, jefes de mantenimiento y anexos como las empresas tercerizadas cuyos trabajadores hacen tareas de cocina, farmacia o limpieza”, explica.

Sierra, que también es delegada de la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE), indica que el relevamiento de contagios en el personal del Hospital de Niños “es la evidencia para contrastar con todo lo que dijo el Gobierno, los dirigentes, incluso el director del hospital, Juan Ledesma, sobre que no hay situación de desborde”, tal como habían denunciado los trabajadores: “No es verdad, fueron palabras falaces. Este lunes, por ejemplo, en piso, donde hay mayor cantidad de internados, había enfermeras a cargo de siete u ocho pacientes”.

“Estamos desbordados y es real”, indica la enfermera e ilustra que en la terapia intensiva del Hospital de Niños, en menos de siete días hubo 11 enfermeras contagiadas, las mismas habían sido contacto estrecho. En ese contexto, agrega que a los padres de los pacientes internados, se les hace un hisopado al ingreso pero no un seguimiento y algunos empezaron a dar positivos: “Hubo una contaminación porque los espacios son reducidos, sobre todo por la aparatología que demanda la atención de los pacientes críticos y no es posible tener un distanciamiento apropiado entre un paciente y otro”, dice Sierra y agrega: “Con ese estrés, con ese agobio, con esa sensación de saber que uno ha sido contacto estrecho de alguna compañera, de algún familiar directo, uno tiene que trabajar”.

Estirar al personal

Esta semana, desde Médicos Unidos, denunciaron que el 35% del personal de Salud en Córdoba está contagiado o es contacto estrecho: “Las guardias hospitalarias repletas de personas enfermas que necesitan asistencia no tienen el personal suficiente para poder asistirlas de manera digna”, expresaron  a través de un comunicado e indicaron que “médicas y médicos contactos estrechos, obligados a trabajar, son fuente de probable contagio para sus pacientes”.

A su vez, repudiaron que “el peor salario del país para profesionales” completa el cuadro de extremo peligro y de abandono de sus obligaciones básicas por parte del Estado: “No podemos seguir siendo el epicentro de la pandemia por las malas políticas”, indicaron.

Este lunes, ATE también emitió un comunicado donde denunció la falta de personal y los contagios masivos en hospitales provinciales. explicó que “ante la sobrecarga a la que se somete a las y los trabajadores por la no contratación de personal nuevo, ni la cobertura de altas por bajas -jubilación, fallecimientos, etcétera- se suma la gran cantidad de contagiados y contagiadas en los equipos de salud”.

“La situación del personal de Salud acá es de una precariedad absoluta, la llegada de la pandemia desnudó y profundizó las falencias estructurales en el sistema sanitario de Córdoba. Es decir, existen hace tiempo por lo cual contratados, becarios, pasantes, contratados provisorios, monotributistas, son las formas vinculantes que tiene el Estado patrón para precarizar o generar el trabajo en negro, algunos con contratos de 30.000 pesos, con contratos basura. Eso en general”, indica a este medio, Federico Giuliani, secretario general de ATE y agrega que respecto a la pandemia, lo que se evidencia “es una gran falta de personal”, donde un trabajador tiene que hacer la tarea de dos o tres personas porque no hay personal.

Toda esta situación donde también aparece el tema del “pluriempleo”, donde la baja remuneración al personal de salud, que en su mayoría no se acerca a los 74.000 pesos de la canasta básica, obliga a los trabajadores a salir de un empleo y entrar a otro, para sostenerse económicamente, “con las implicancias que es puede tener en la calidad de la atención”.

Protocolo diferenciado

Al reclamo de la precarización económica donde en el Presupuesto 2022 los trabajadores de la salud van a recibir un impacto salarial solo del 33% cuando “se prevé una inflación del 48%”, el gremio volvió a cuestionar el “protocolo sanitario diferenciado” para los trabajadores de la salud “que exige al personal continuar en sus puestos de trabajo aun con síntomas de coronavirus y/o siendo contactos estrechos en el propio núcleo familiar o en el trabajo”.

El relevamiento iniciado por ATE, en la primera semana de enero de 2022, reportó que en el Hospital Rawson, el 45% de los trabajadores está contagiado; en el San Roque viejo, de 90 empleados, hay 30 contagiados; en el Banco de Sangre, de 30 personas hay 20 contagiados; en el Hopital Neuropsiquiátrico el 40% infectado, entre otros.

“Son datos que sirven para contextualizar pero más allá de los números, hay que ver que se resiente la atención, que es algo fundamental”, dice Giuliani y respecto a la reducción de los días de aislamiento para los trabajadores -por contagio o contacto estrecho-, la semana pasada se le planteó al ministro de Salud, Diego Cardozo, que se revea el “protocolo de doble vara”, donde se aplica una lógica para la sociedad en general y otra, para los trabajadores de la salud, “como si no fueran ciudadanos con derechos”.

“Ya denunciamos la situación y ahora nos parece importante apuntar a la vía judicial, penal, porque hay condiciones para plantear que por parte del Gobierno de Córdoba, hay mala praxis sanitaria”, explica el titular de ATE y agrega que “la escasez de recursos humanos existió siempre” en el sector de la salud provincial y ahora, en medio de la tercera ola, “hay sobrecarga laboral porque no hay mano de obra suficiente”.

En ese marco, desde el gremio también repudiaron que trabajadores en licencia por riesgo, hayan sido notificados para volver al trabajo en medio del brote de Ómicron. “Están forzando la vuelta apurada a trabajadores que están contagiados, a los cinco  días sin PCR negativo con la consecuencia que pueden seguir contagiando y también están haciendo volver a las trabajadoras embarazadas y a los inmunodeprimidos”, describe Giuliani y cierra: “Esto remarca claramente la pérdida de derechos que hay en el sector, en la notoria falta de personal y el desprecio por la vida humana, de los trabajadores, que tiene este Gobierno provincial”.

Fuente: lmdiario.com.ar

Prensa GRC
Author: Prensa GRC

Noticias relacionadas

Botón volver arriba

Bloqueador de anuncios detectado

Por favor, considere ayudarnos desactivando su bloqueador de anuncios. LAS PAUTAS PUBLICITARIAS PERMITEN QUE USTED DISFRUTE GRATIS DE ESTE SITIO!