Saltar al contenido
Inicio » Talleres tenía el gol en el banco: Sosa y Girotti le dieron el 1-0 frente a Cobresal para seguir como líder en la Copa Libertadores

Talleres tenía el gol en el banco: Sosa y Girotti le dieron el 1-0 frente a Cobresal para seguir como líder en la Copa Libertadores

Compartir en redes

Talleres está en su mejor momento y no quiere relajarse por nada del mundo. Este martes, en el estadio Kempes, el líder (13 puntos e invicto) superó 1-0 al colista Cobresal (1) por la quinta fecha del Grupo B de la Copa Libertadores y, aún cuando ya logró la clasificación a octavos de final -la segunda en sus cuatro participaciones-, pretende quedarse hacerlo en el primer lugar, su posición actual. Y está ahí de lograrlo.

Si su escolta Sao Paulo (9), que chocará ante Barcelona (2) el jueves a las 21, pierde, la “T” se quedará con el número 1.

El Matador se impuso gracias al gol de Federico Girotti en el complemento. Los ingresos del delantero y del paraguayo Ramón Sosa fueron determinantes para definir el juego.

El partido

Talleres inició el cotejo continuando la sintonía que traía del dueloo ante Independiente, en el debut en la Liga Profesional 2024.

Aunque con algunas sorpresas, como la inclusión de Nahuel Bustos como referente de ataque ante el conjunto chileno.

El Matador, ya clasificado a octavos de Libertadores, salía a jugar y a demostrar que no se conforma, que quiere más.

Desde la conducción de Botta, tomó el dominio de la pelota ante un Cobresal que no proponía, que se refugiaba.

De todas formas, el correr de los minutos fue mostrando algunas imprecisiones en el equipo de Ribonetto, que no terminaba de meterse en partido.

El rival aguardaba y se mostraba expectante por si el partido le abría alguna oportunidad, para aprovecharla.

Lo cierto es que en los primeros 15 minutos pasó poco y nada.

La primera clara para la “T” sería a los 17, con un mano a mano donde Bustos perdió ante el arquero cordobés Leandro Requena.

A los 32, la chance estuvo en la zurda de Botta, que bajó la pelota con el pecho y definió con un tiro que salió cerca del palo.

Y ya cerca del cierre, otra vez Bustos se topó con Requena cuando intentó definir cruzado. Su bronca, pateando los carteles de publicidad, dejaba en claro su momento.

Así se fue una primera etapa 0-0 que no dejó conforme a nadie.

EL COMPLEMENTO

Para el segundo tiempo se esperaban cambios que Ribonetto decidió no hacer, al menos de entrada.

Desde la tribuna se pedía el ingreso de un delantero más para abrir el cotejo, pero el DT creyó que había que seguir el mismo plan.

Cobresal se afirmaba en un Requena que se iba haciendo figura y esperaba llevarse algo del Kempes.

Para los 30 minutos finales, “Tino” no guardó más las cartas y decidió que ingresaran los dos más pedidos por la gente: el paraguayo Ramón Sosa y Federico Girotti.

Así, el ataque de Talleres pasaba a tener la jerarquía que faltaba.

La tribuna también se encendió y empujó al equipo. “Vamos los Matadores, esta noche tenemos que ganar”, fue el pedido.

Las modificaciones en ambos equipos presentaron un tramo final diferente de partido.

Y hasta Cobresal tuvo una chance tras un córner. Pero Herrera apareció para atajar una pelota de esas suyas, las imposibles.

El encuentro se iba con un 0-0 que parecía no romperse si no aparecía alguien distinto, diferente.

Y allí apareció una sociedad que viene dándole frutos a la “T”: Sosa y Girotti. Entre ellos dos terminaron de fabricar el gol que tanto esperaba el Matador. Y que hizo estallar el Kempes.

“Fede” la empujó cuando quedaban menos de 10 minutos para encaminar el resultado y la victoria.

Fuente: La Voz del Interior


Compartir en redes