Nacionales

¿cuándo y cómo vota cada provincia?: El mapa de las elecciones nacionales

El 2023 ya desanda su paso proselitista con candidatos, o aspirantes a serlo, recorriendo espacios turísticos, festivales y buscando fotos ampulosas que invitan al electorado a ponerlos en los radares electorales referenciales para cada una de las elecciones por venir.

Salvando Córdoba, el resto de los distritos del país ya tiene definido cómo afrontará el proceso de renovación de autoridades que sobre finales del año pasado se terminó de definir en su característica más determinante, si se pegan o se separan de la contienda presidencial. Santa Fe, Formosa, Tierra del Fuego tampoco pusieron fecha, pero sí definieron que votarán en soledad.

La opción unificar también está descartada por Juan Schiaretti, el dueño de la lapicera en la provincia, aunque jugando con su tradicional hermetismo, nunca lo oficializó. Lo que no está definido es la fecha. Si bien hasta la última semana del 2022 se especuló con que el mandamás provincial podía intentar alguna modificación en la ley electoral que, como ya ha sucedido en varias oportunidades, le permitiese alejar por mayor tiempo a la elección nacional de la cordobesa, eso no sucedió. Por esa razón, y por los tiempos políticos que vive la provincia entre un Martín Llaryora cada vez más confiado y un gobernador que parece cronometrar su reloj según las posibilidades de su armado nacional, casi nadie se imagina que Schiaretti vaya a intentar ese cambio de reglas durante las primeras sesiones de febrero.

Así las cosas, todo parece indicar que la fecha para votar al próximo gobernador será durante la segunda quincena de junio. Como el domingo 18 es el Día del Padre, y eso representaría una incomodidad natural para gran parte del electorado, el punto del almanaque que corre con mayores ventajas es el 25, aunque tampoco se descarta el siguiente 2 de julio. De ser así, Córdoba se convertiría en la única provincia que llevaría a su población a las urnas durante ese mes.

El mapa electoral nacional se abrirá durante el mes próximo, con las elecciones primarias en La Pampa, la provincia gobernada desde el regreso democrático por un peronismo que corre con grandes chances de sostener el poder a partir de la reelección de Sergio Ziliotto, que será el único candidato del oficialismo frente a una dispersión opositora que definirá a sus candidatos en las urnas el próximo domingo 12.

Tras un marzo sin contiendas en el almanaque, las batallas que definen las suertes provinciales tendrán su puntapié en el sur del país. Río Negro y Neuquén votarán el 16 de marzo. Con un acuerdo amplio que incluye a casi todas las partes del peronismo provincial y al radicalismo, Alberto Weretilneck intentará volver a la gobernación tras su paso por el Senado de la Nación. Ya había querido ser reelecto en el 2019, pero su interpretación del Código Electoral fue contrariada por la Corte Suprema. Esa elección es seguida de cerca por Schiaretti, que tiene una buena sintonía con la gobernadora Arabela Carreras, y en su afán por el armado antigrieta no deja de ilusionarse con sumar a su equipo al oficialismo rionegrino. En Neuquén, el vicegobernador Marcos Koopmann buscará continuar el legado histórico del Movimiento Popular Neuquino al frente del poder. Será un arranque de campeonato con favoritos muy marcados.

En el otro extremo geográfico, la carrera comenzará el 7 de mayo, cuando Jujuy y Misiones concurran a votar. Será la jujeña la primera elección que se analizará con fuerza desde la órbita nacional opositora, ya que allí se jugarán algunas de las chances de Gerardo Morales, que deberá mantener el poder en su propia provincia para ganar peso para su proyección presidencial. Sin candidato definido, el radical corre con una ventaja: la dispersión del peronismo que desde hace rato no logra reacomodarse del golpe que el hoy presidenciable le asestó en la elección del 2019. En Misiones, Hugo Passalacqua intentará volver a la gobernación desde la boleta del oficialismo.

Una semana después, todas las miradas se depositarán en San Juan. Allí, Sergio Uñac anunció que irá por tercer mandato consecutivo aunque la Constitución Provincial se lo impida. Sucede que no considera que haber sido vicegobernador ente el 2011 y el 2015 deba computarse como un mandato ejecutivo. De oficializar su candidatura, las chances de judicialización son altísimas. En la vereda de enfrente observan su “padre político” José Luis Gioja, con quien hace tiempo está enfrentado y una oposición que apenas perdió la legislativa por cuatro puntos y se envalentona a partir del enfrentamiento que, a cielo abierto, mantienen los referentes justicialistas.  Ese domingo también se votará en La Pampa, Salta y Tucumán. En ambos casos, el oficialismo juega sus cartas con sus candidatos más fuertes. Mientras el salteño Gustavo Sáenz no deja ver las suyas, Juan Manzur ya anticipó que su actual vice, y gobernador a cargo, será el candidato.

El 11 de junio se votará en San Luis, donde Alberto Rodríguez Saá buscará sostener su histórico liderazgo de la mano de la candidatura del intendente de Tilisarao, Jorge Fernández,  y habrá primarias en Mendoza. Allí, el oficialismo radical comandado por Rodolfo Suárez espera arreglar su propia interna sin que la sangre llegue al río.

Con las PASO nacionales del 13 de agosto habrá primarias también en la provincia de Buenos Aires, la Ciudad Autónoma, Chubut, Catamarca, La Rioja y Santa Cruz. Además de los resultados generales, la mirada estará puesta en los dos distritos con la capacidad de torcer la suerte en la jornada, la provincia gobernada por Axel Kicillof y la ciudad que conduce el presidenciable Rodríguez Larreta. Sobre todo a lo que suceda en el primero de estos distritos, que representa el 37% del padrón total nacional.

Antes de las generales del 22 de octubre, habrá contiendas en Chaco (17), Mendoza y Entre Ríos (24). Jorge Capitanich irá por la reelección en su provincia, mientras que Juntos por el Cambio espera celebrar por partida doble a la semana siguiente. Sosteniendo el poder en la tierra de cordilleras y arrancándole el poder a Gustavo Bordet en Entre Ríos, uno de los distritos en los que la oposición (que ganó las legislativas con el 55% de los votos) se anima, por lo bajo, a cantar victoria por anticipado.

Noticias relacionadas

Botón volver arriba