Opinion

Otro aniversario y van… Villa María y la “Centro” 155 y 33… el compromiso de ser

Escribe: Miguel Andreis

Este 27 de septiembre, nuestra Villa María conmemora sus 155 años. En la paleta de los tiempos cobran colores de blancas canas vivencias que en ocasiones nos halagan y en otras nos avergüenzan. Una larga historia que en algún espacio del escenario urbano nos tiene como actores ciudadanos. Esta urbe, que fue delineada el 10 de agosto de 1867, aunque los primeros rasgos de creación habían comenzado el 7 de junio de ese año, y que vio presentar el plano de urbanidad ante las autoridades provinciales por emisarios de Manuel Anselmo Ocampo el 25 de septiembre y siendo aceptada como tal el 27.

Cabalga sobre el viento una utopía de un hombre que montado en su voz y sus convicciones se conformó en una partícula de éter, llevando la impronta de la palabra seductora y comprometida. La singular idea de abrir una nueva ventana a la comunicación pusieron a Edgardo Munch en la compañía que brotaba desde el receptor, elegida por la villa. Nacía entonces, hace 33 años, la Centro, simplemente Centro. La del compromiso sin claudicaciones.

Cada almanaque que deja caer una hoja emergen nuevos retoños de anhelos sin tiempos y sueños con ojos abiertos. Lo que se retroalimenta cada año. Con cada nueva generación. Ilusiones que ven crecer las alas de la realidad y otros que no alcanzan a tomar vuelo. Como la vida misma. Es la misma ciudad. Es la misma emisora.

Es imposible obviar que estamos atravesando un proceso de cambios como metrópoli dado en los últimos años. Un aluvión humano, generalmente de localidades cercanas, comenzó a poblar nuestra villa con nuevos rostros y con ellos se dibujaron significativas obras. Desde la “Autopista” cuyo proyecto original data de 1965 y que se hizo realidad décadas después, nos achicó ostensiblemente la distancia-tiempo al emblemático arco de la Docta; el subnivel; Medioteca; barrios con servicios; calles que se endurecieron de pavimentos; Aeropuerto, nuevo puente, etc . Otras voces se sumaban a estos micrófonos. El adeudo no hacía excepciones.

Un cincel las identificaba. Luego la historia bifurcó sus objetivos y matizó la mirada de los calendarios que la nutrían. La Centro se conformó en un Grupo con 6 (seis) frecuencias diferentes y un solo objetivo: Comunicar.
Mientras tanto, la ciudad supo de hombres que apoltronados en el icónico Sillón de Viñas mostraron desde el poder su visión de futuro y, otros, sus miserias hijas de las mediocridades y en no pocos casos de la mediocridad. Es la historia que no sabe cirugías. El tiempo siguió intercambiando lunas con soles. Edgardo dejó su adiós definitivo hace un año. Se sintió en la resonancia de los micrófonos. La Villa perdió un matiz insuperable en los vocablos de aquel hombre que supo, quiso y lo hizo, observar la necesidad del compromiso social con la realidad que diferencia los valores que navegan entre el tener y el ser. Entre el silencio y el servicio de informar sin condicionamientos.

Es la vida dirán. Son los tiempos, afirmaran otros… quizás.
Una, la ciudad, NUESTRA ALDEA, cumple hoy 155 años… la otra, GRUPO RADIAL CENTRO, 33… Ambas hijas de señeros que no titubearon frente a los inciertos desafíos del tiempo.

Feliz cumple querida Villa María… Feliz Aniversario entrañable Centro y sus nuevos retoños…
A seguir cabalgando sobre las alas de los tiempos…

Mil Gracias a todos.

Noticias relacionadas

Volver al botón superior