Tendencias

Netflix: la serie que te dice cómo decorar el dormitorio para aumentar el deseo sexual

En lo que respecta a las mejoras en el hogar, las salas de sexo generalmente no se consideran inversiones financieras inteligentes. ¿Qué futuro comprador querría tener algo que ver con el cuarto de disfraces para adultos y conjuntos de encaje de otra persona?

Pero las consideraciones prácticas no impidieron que Brody Danger, representante de un artista durante el día y bailarín de burlesque drag por la noche, apareciera en el nuevo programa de renovación de viviendas de Netflix, Cómo construir una habitación erótica, que se estrenó este mes.

How to Build a Sex Room” (tal el título original de la serie) sigue a una docena de parejas mientras transforman habitaciones, sótanos y ambientes libres en espacios donde pueden redescubrir algo de intimidad y disfrutar de fantasías sexuales. La presentadora, una diseñadora británica de cabello blanco llamada Melanie Rose, motiva a sus clientes con un bolso lleno de azotadores, esposas y otros juguetes, animándolos a imaginar su propia sala de juegos al estilo Cincuenta sombras de Grey.

Una sala de sexo en el sótano, escondida detrás de una estantería móvil, diseñada por la Sra. Rose
Una sala de sexo en el sótano, escondida detrás de una estantería móvil, diseñada por la Sra. RoseNetflix

“Lo que más me gusta de envejecer es que deja de importarte lo que piense la gente”, dijo Danger, de 31 años, cuya madre -una agente inmobiliaria- le desaconsejó encarecidamente embarcarse en un proyecto tan especializado. “Ustedes son los que están viviendo en él ahora pero ¿y después?”, agregó.

Danger, que vive en Denver con su pareja de 40 años que también es artista burlesca -Bettie Belladonna-, transformó parte de su sótano de 74 metros cuadrados en un vestidor clásico al estilo glamoroso de Hollywood, con una bañera de gran tamaño en medio de la sala, junto con un pequeño escenario y una pasarela.

La pareja, que usa sus nombres artísticos socialmente y para este artículo, dice que la habitación ahora es su favorita en la casa. El Día de Acción de Gracias, organizaron una fiesta allí. Los invitados quedaron impresionados de cenar en una habitación con manijas de puerta con forma de mujeres desnudas. “Me gusta pensar que hubo una gran cantidad de celos”, confesó Danger.

Había al menos algo de curiosidad. La Sra. Belladonna, que trabaja en hotelería, recordó que los invitados “acariciaban los juguetes sexuales en la pared”. “Fue una noche increíble y creo que fue por la habitación que agregó este plus de amor”, dijo.

Melanie Rose, a la derecha, la presentadora de la serie de Netflix "How to Build a Sex Room", con la pareja Brody Danger y Bettie Belladonna en el nuevo espacio que armaron en el sótano de su casa
Melanie Rose, a la derecha, la presentadora de la serie de Netflix «How to Build a Sex Room», con la pareja Brody Danger y Bettie Belladonna en el nuevo espacio que armaron en el sótano de su casaNetflix

La evolución de los programas de decoración y remodelaciones

La Sra. Rose, la conductora que vive en Los Ángeles, se ha ganado la reputación de ser la Mary Poppins de las salas de sexo. Para aquellos que buscan eufemismos, también las llama “espacios sagrados” o “habitaciones de fantasía”. Netflix suma así a su portfolio de series de mejoras para el hogar una evolución de ese concepto con Cómo construir una habitación erótica. La Sra. Rose acribilla a los propietarios con preguntas sobre sus fantasías más íntimas, alentándolos a inclinarse hacia cambios de diseño que no complazcan a nadie más que a las dos personas sentadas frente a ella.

El resultado es un programa que sigue el guión del canal de televisión HGTV, pero con un giro. Los invitados presentan un desafío de diseño y la Sra. Rose se propone resolverlo. El espectáculo no se queda corto en mazos, placas de yeso y problemas de plomería. Hay tableros de visión, repletos de gráficos, representaciones y descripciones efusivas de papel tapiz texturizado y azulejos de ducha. Y hay un afable contratista llamado Mike que está listo para probar las nuevas restricciones para las piernas en una cama. Todo termina con una gran revelación y lágrimas mientras la feliz pareja disfruta de la transformación.

“Vamos a hacer un gran uso de esta sala”, dijo una invitada, después de explorar su nuevo refugio de cuero y neón con un banco de azotes y una cruz de bondage, accesible por una escalera escondida debajo de las tablas del piso adornadas con la advertencia: “Precaución: adultos jugando.”

En el centro del género de renovación del hogar se encuentra un mantra: las mejoras no solo deben mejorar su vida, sino también el valor de su propiedad. Las cocinas y los baños deben diseñarse pensando en un futuro propietario, uno que esté dispuesto a pagar una suma considerable por un espacio digno de Instagram.

La Sra. Rose con Mike Shayler, el contratista general que ayuda a hacer realidad sus visiones de la sala de sexo en el programa
La Sra. Rose con Mike Shayler, el contratista general que ayuda a hacer realidad sus visiones de la sala de sexo en el programaNetflix

Cómo construir una sala de sexo desafía el dogma. Olvidáte de la jornada de puertas abiertas, se trata de lo que sucede a puerta cerrada. En lugar de terminar con un fregadero de una casa de campo y bombillas Edison, tenés parejas tumbadas en un sofá capitoné, con las piernas una sobre la otra, halagando sobre su vida amorosa recién mejorada. Tenés habitaciones con espejos del piso al techo y cadenas colgadas de los techos. A diferencia de las parejas anónimas e intercambiables que normalmente se ven en los programas de mejoras para el hogar, estas parejas revelan detalles sobre sus vidas que la mayoría de las personas ni siquiera compartiría con sus amigos más cercanos, y mucho menos con el público que los ve.

Las salas de sexo no son particularmente baratas. La Sra. Rose estimó que las renovaciones en el programa oscilaron entre US$30.000 y US$70.000, aunque los propietarios no pagaron la factura. La productora, High Noon Entertainment, pagó por el trabajo. Algunas de las renovaciones que la Sra. Rose ha hecho de forma privada cuestan más de US$200.000. Pero ella lo ve como una inversión digna.

El dormitorio “absolutamente debería ser el primer lugar” que renueven los propietarios “Porque ese es el lugar donde nosotros, como pareja, como socios, dormimos juntos, ahí es donde tenemos sexo. Ahí es donde empezamos nuestras familias. Entonces, ¿por qué no hacerlo más romántico?”, dijo la señora Rose.

Shenika y Matthew Carter vieron su proyecto de renovación como uno que potencialmente podría salvar su matrimonio, una tarea difícil para un espectáculo de mejoras para el hogar. “El amor estaba allí, de eso no cabía duda”, dijo Carter, de 41 años, directora ejecutiva de Urban League of Metropolitan Denver. “No pudimos entender por qué había una falta de intimidad”, señaló.

La pareja, que compró la casa de cinco habitaciones en 2019, había realizado mejoras significativas: renovar el sótano, personalizar la terraza y actualizar el patio trasero. “Estábamos creando todas estas cosas para los niños”, dijo Shenika. “Hicimos todo lo imaginable para darle esa sensación de hogar, pero no había nada para mí y Matthew”.

La Sra. Rose con Shenika y Matthew Carter, quienes vieron su proyecto de renovación como uno que potencialmente podría salvar su matrimonio
La Sra. Rose con Shenika y Matthew Carter, quienes vieron su proyecto de renovación como uno que potencialmente podría salvar su matrimonioNetflix

Así que su dormitorio fue algo de lo que se ocuparon después. Era un espacio con dos televisores, una enorme cama y ropa sucia esparcida por el suelo. Su hija de cinco años a menudo dormía en la habitación, mientras que Shenika con frecuencia se quedaba dormida en el living difícilmente una receta para el romance.

La Sra. Rose destruyó el dormitorio y el baño contiguo, cambiando el diseño para que el Sr. Carter, de 38 años, propietario de una academia de conducción de camiones con su esposa, ahora pueda verla ducharse desde la cama. También agregaron una barra de striptease en el medio de la habitación. “Soy de Atlanta, hogar de los clubes de striptease”, dijo Carter. Cuando baila en el caño, “me siento en Atlanta estando en Denver”.

Sin embargo, su chiche favorito es la cerradura activada por huella digital que agregaron a la puerta del dormitorio. La cama familiar ya es cosa del pasado. “Poner ese acceso en esa puerta fue un ajuste de cuentas”, dijo Carter.

Ahora el dormitorio es el destino favorito de la pareja. Cada noche, después de la cena familiar, la tarea del colegio, los quehaceres domésticos y las rutinas, antes de dormirse, se zambullen en su ambiente especial y disfrutan de las mejoras que hicieron para satisfacer a nadie más que a ellos mismos.

Fuente: La Nación

Noticias relacionadas

Botón volver arriba