Mundo

La misión de la OEA comenzó la inspección de la situación política en el Perú

El Grupo de Alto Nivel de la Organización de Estados Americanos (OEA) que evalúa la situación de la democracia en el Perú comenzó este  su trabajo en Lima con un encuentro con el presidente Pedro Castillo, quien afirma que está en marcha un golpe de Estado en su contra.

La misión, formada por cuatro cancilleres, los representantes de otros tres y un comisionado de la Secretaría General de la OEA, se reunió además con el presidente del Congreso, José Williams, y en las siguientes horas lo hará con varios otros interlocutores.

“He recibido al Grupo de Alto Nivel de la OEA para que conozca lo que sucede en el Perú y cómo algunos sectores quieren poner en peligro la democracia y estabilidad del país con mentiras para golpear una gestión enfocada en trabajar por el progreso e igualdad para todos”, escribió Castillo en Twitter.

Las reuniones con Castillo y el opositor Williams transcurrieron a puerta cerrada, como será aparentemente la tónica de los encuentros, que incluirán a la presidenta del Poder Judicial, Elvia Barrios, y a diversos representantes de la sociedad civil.

Williams afirmó tras el encuentro que les dijo a los miembros del grupo que, aunque ha habido tensiones entre el Gobierno y la oposición, “eso no nos ha llevado a una crisis” y no hay “ninguna intención” de dar un golpe de Estado.

En las calles de Lima había desde ayer movilizaciones tanto a favor como en contra del Gobierno, pero en ambos casos con baja concurrencia, lo que ha sido permanente en la intención de los bandos de trasladar el conflicto a las calles.

Un colectivo denominado “Reacciona Perú”, que con el liderazgo de fuerzas de extrema extrema busca la salida de Castillo, amenazó con bordear a los visitantes para presionarlos, porque “nosotros no nos vamos a arrodillar”, pero hasta el mediodía local no se reportaban incidentes.

La tarea del grupo encabezado por el excanciller paraguayo Eladio Loizaga, como representante de la Secretaría General, tiene por tarea evaluar la situación política del Perú, donde los choques entre el Gobierno de izquierda y la oposición de derecha generan una incertidumbre política permanente.

Castillo afirma que los sectores de oposición que manejan el Congreso buscan desalojarlo arbitrariamente del cargo, para lo cual tienen la supuesta complicidad de la Fiscalía, de varios medios de prensa y de otros sectores.

Según el mandatario, dentro de ese intento se enmarca la pretensión de suspenderlo mediante una denuncia constitucional planteada por la Fiscalía por presunta corrupción o mediante un antejuicio por supuesta traición a la patria, o, de lo contrario, de destituirlo por “incapacidad moral permanente”.

Para juristas independientes, esos casos no deberían prosperar, porque la denuncia constitucional está referida a delitos que no están dentro de los cuatro por los que no se puede procesar a un presidente en funciones y porque el tema de traición a la patria es una figura más de opinión que no puede ser sancionada.

Los opositores alegan, sin embargo, que la corrupción sí se puede procesar por ser el Perú signatario de acuerdos internacionales en ese sentido, y que Castillo sí incurrió en traición al decir en una entrevista de televisión que se podría eventualmente recurrir a un referendo para darle quizás una salida al mar a Bolivia.

El proceso de vacancia por incapacidad moral tiene menos candados, pero se requieren los votos de 87 de los 130 congresistas, lo que por ahora luce remoto de alcanzar para la oposición liderada por tres partidos de derecha dura: Fuerza Popular (FP), Renovación Popular (RN) y Avanza País.

Foto Agencia Andina

Foto: Agencia Andina

El grupo de alto nivel está formado además de Loizaga por los cancilleres de Belice, Eamon Courtney; Ecuador, Juan Carlos Holguín, Guatemala, Mario Búcaro, y Paraguay, Julio César Arriola, y los viceministros de Exterior de Argentina, Pablo Tetamantti, de Colombia, Laura Gil, y de Costa Rica, Christian Guillermet.

En principio estaba programada la presencia del canciller de Argentina, Santiago Cafiero, pero en su lugar llegó Tetamantti. Lo mismo pasó con Costa Rica, donde Guillermet reemplazó al ministro Arnoldo André.

Las siguientes reuniones serán con representantes de las bancadas parlamentarias, una por una. Patricia Juárez, de FP, aseguró que eso fue incluido por pedido de la oposición, para que “no se escuche solo al Gobierno”, pero fuentes de la OEA indicaron que estaba previsto desde el comienzo.

Los parlamentarios independientes también serán escuchados a través de Guido Bellido, primer jefe del gabinete de Castillo y quien, al igual que el mandatario, ya no pertenece al partido marxista leninista Perú Libre (PL).

Los visitantes, que tendrán reuniones hasta mañana en Lima, redactarán luego un informe para ponerlo en conocimiento del Consejo Permanente de la OEA en Washington. Las decisiones del foro continental no tienen carácter vinculante, pero para analistas sí podrían marcar alguna línea para resolver los problemas.

Castillo, un profesor rural de 53 años, ha estado en la mira de la oposición desde que asumió en julio del año pasado. La oposición ya ha intentado dos veces la destitución sin éxito y ahora se ampara sobre todo en la denuncia de la Fiscalía y la figura de la traición a la patria.

Fuente: Telam

Noticias relacionadas

Volver al botón superior