Provinciales

Delia Gerónimo: marcharon al cumplirse cuatro años de su desaparición

Vecinos y vecinas de todo el valle de Traslasierra acompañaron a la familia de la adolescente desaparecida en 2018, en la movilización que se llevó a cabo en La Paz.

Este domingo, al cumplirse cuatro años de la última vez que Delia Gerónimo Polijo fue vista con vida, en la localidad de La Paz, en el valle de Traslasierra, su familia, vecinos, vecinas y organizaciones sociales marcharon para exigir saber qué pasó con la adolescente de 14 años.

La movilización estuvo encabezada por Modesta y Mario, madre y padre de Delia, así como también por los hermanos de la adolescente, entre ellos Elvis, quien tenía apenas meses de vida cuando desapareció su hermana.

Hoy ese niño tiene cinco años, y en su crecimiento vemos con tanta tristeza el tiempo que ha pasado sin hallar a Delia“, indicaron al respecto desde la Mesa de trabajo por los DD.HH. de Traslasierra.

Luego de caminar en torno a la plaza los y las manifestantes se detuvieron frente a la comisaría de dicha localidad, para exigir al frente de esa institución que “la busquen y que la hallen”, que fue el pedido de Modesta al terminar la marcha y agradecer a quienes les acompañaron.

“Ante la inoperancia de un sistema de justicia impune y cómplice, no nos callamos más”. Esa fue la consigna que llevó la convocatoria de la marcha. Mario Gerónimo, papá de Delia, confirmó a El Corredor Noticias que no hay avances en la causa a cargo de la fiscal Lucrecia Zambrana, y en la cual no hay imputados ni detenidos.

Cómo desapareció Delia

Delia tenía 14 años cuando el 18 de septiembre de 2018 salió de la escuela más temprano de lo habitual -por las celebraciones del Día de la Primavera- y, a pie, por la ruta 205, se dirigió hacia su casa, en el paraje La Guarida, adonde nunca llegó.

La cámara de seguridad de la estación de servicio de La Paz registró su paso poco después de las 16. Vecinos la vieron salir del pueblo, pero, en la curva 1 del hipódromo, se perdió su rastro. La Policía encontró luego en los pastizales la pulsera y una colita de cabello que llevaba ese día.

Cabe recordar que el 23 de diciembre de 2018 hubo un vuelco en el caso. Una mujer, vecina de La Guarida, denunció a su pareja, Mauro Martínez, por amenazas de muerte y declaró que él estaba vinculado con la desaparición de la joven. Ese día entregó en la comisaría una cadenita que habría pertenecido a Delia y otros elementos.

En una entrevista que concedió, la mujer dijo que en una pelea el hombre amenazó con que “la iba a matar como a la boliviana” y que iba a arrojar su cuerpo en el “pozo balde” -perforaciones de agua- de “Pinocho”, como lo hizo con Delia y que los radares no la iban a encontrar.

Tras la denuncia de la mujer, ordenaron su detención. Aquel 24 de diciembre la Policía encontró a Martínez ahorcado en un árbol en el monte.

Los rastrillajes en “pozos balde”, de 50 metros de profundidad, para hallar el cuerpo sin vida de Delia no arrojaron resultados en todo este tiempo y tampoco hay precisión de cuántos hay en la zona donde desapareció la estudiante.

Noticias relacionadas

Volver al botón superior