Provinciales

Conflicto en la salud: el SEP denunció agresiones contra delegados y delegadas

En el marco de la lucha que llevan adelante los trabajadores y las trabajadoras de la salud de Córdoba, donde los hechos más relevantes de esta semana fueron la importante movilización realizada el pasado miércoles y la oferta salarial del Gobierno al Sindicato de Empleados Públicos (la entidad gremial reconocida por el Estado), este viernes fueron denunciados distintas agresiones contra delegados y delegadas.

En un comunicado dado a conocer por el SEP, bajo el título “¡Violencia no!”, el gremio denunció que “en diversos hospitales se están registrando actos de violencia verbal, moral y física contra las delegadas y delegados del sindicato”.

El SEP hace mención a las constantes descalificaciones y agravios que reciben sus dirigentes, destacando que “el gremio jamás se expresará agresiva o irrespetuosamente contra ningún trabajador ni contra ninguna organización gremial”.

En otro tramo del documento dado a conocer este viernes, el SEP sostiene que “de ninguna manera guardará silencio frente a la violencia ejercida contra sus delegados y en particular contra las compañeras delegadas, todos trabajadores electos por sus propios compañeros en el ejercicio de la democracia sindical”.

El sindicato presidido por José Pihen exigió a las autoridades que se pronuncien sobre los hechos y “brinden las debidas garantías de seguridad a todos los trabajadores en el marco de la legislación vigente”.

Finalmente, el SEP reclamó a las organizaciones sindicales “que actúan en el ámbito de la salud pública un claro repudio a toda forma de violencia contra los trabajadores”. 

Una vieja puja por la representación

La denuncia realizada por el SEP, más allá de su inocultable gravedad, forma parte de una disputa por la representación gremial del personal de la salud pública provincial.

En la mesa paritaria se sienta el Sindicato de Empleados Públicos (SEP), pero sectores de trabajadores desconocen su representación. Eso quedó evidenciado en la masiva concentración del miércoles pasado.

Sin embargo, el Gobierno ratificó a pocas horas de la masiva marcha que es el SEP el único interlocutor: elevó lo que el propio gremio denominó una “última propuesta salarial”, con un incremento promedio anual para el sector salud del 103% anual. Y más, el gremio difundió que con esta actualización “más del 90% del salario de Salud será remunerativo”.

La representación formal la tiene el SEP y otros gremios y agrupaciones pugnan por alcanzar ese status. Es el caso de la Unión de Trabajadores de la Salud (UTS), que vino a suplir el vacío que genera el no reconocimiento de un sector de las bases al SEP. La UTS, que no es reconocida a la hora de discutir con el Ministerio de Salud, es el agrupamiento gremial más activo y con posturas más radicalizadas; lo mismo sucede con la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE) o la Unión del Personal Civil de la Nación (UPCN). Otro gremio, el AMRA, trabaja para obtener la personería en la provincia y contar con un convenio colectivo propio para los profesionales médicos. Y también está el sindicato de la Sanidad (ATSA), aunque tiene representación limitada en el sector público, su convenio abarca más bien al sistema privado.

Fuente: lmdiario.com.ar

Noticias relacionadas

Volver al botón superior