Destacada

Cómo serán los nuevos parques nacionales que se crearán en Argentina

Los tres proyectos que avanzan en Córdoba, Río Negro y Chaco.

Argentina tiene todo. Desde montañas a playas, pasando por llanuras, estepas, desiertos, selvas y bosques. Estos diversos paisajes son el hogar de cientos de especies que necesitan ser protegidas del impacto del hombre.

La categoría de Parque Nacional es el máximo nivel de conservación que un área puede alcanzar en el país. Actualmente existen 39 y tienen como objetivo preservar la flora y fauna del lugar. Además impulsan el turismo naturaleza de una manera respetuosa con el medio ambiente.

Aun así, todavía quedan amplios terrenos por ser preservados. Aquí tres futuros parque nacionales, que son el hogar de ballenas, pingüinos, lobos marinos, flamencos, aguará guazú y monos, entre otros.

Un Puma en el futuro Parque Nacional Ansenuza. Foto Pablo Rodríguez Merkel.
Un Puma en el futuro Parque Nacional Ansenuza. Foto Pablo Rodríguez Merkel.

1. Parque Nacional Ansenuza
Desde 2017 se trabaja para que la Laguna de Mar Chiquita, que baña las costas de Miramar de Ansenuza, en Córdoba, sea declarada Parque Nacional.

Por su biodiversidad y características únicas ya se le había otorgado el título de Reserva Provincial de uso múltiple y Humedal de importancia internacional por la Convención Ramsar en 2002, entre otros.

Las parinas chicas son una de las tres especies de flamencos que habitan la zona. Foto Pablo Rodriguez Merkel.
Las parinas chicas son una de las tres especies de flamencos que habitan la zona. Foto Pablo Rodriguez Merkel.

La provincia de Córdoba ya aprobó la cesión de tierras al Estado Nacional y este mes el proyecto de creación del Parque Nacional recibió dictamen en la Comisión de Legislación General.

El futuro parque tendrá un total de 661.416 hectáreas. Incluye la Laguna de Mar Chiquita y los humedales constituidos por los Bañados del Río Dulce.

Allí, se pueden encontrar más de 380 especies de aves, casi el 36% de toda la avifauna del país y el 66% de todas las especies de aves migratorias y playeras registradas en la Argentina.

Los flamencos australes son los que más representan al lugar. En los últimos censos realizados se llegaron a contar alrededor de 350 mil ejemplares. También habitan otras dos especies conocidas como parina grande y parina chica.

Con sus colores rosados, tiñen el paisaje de color y son un espectáculo para los turistas.

También se pueden observar cigüeñas, biguás, garzas blancas y garzas moras, espátulas, playeritos, cisne cuello negro y numerosos patos.

El espejo de agua, que cuenta con alrededor de 600 mil hectáreas es una atracción en sí misma. Es la laguna salada más grande de Sudamérica y la quinta a nivel mundial.

Al igual que en el Mar Muerto, por más que las personas traten de hundirse, flotan. Su barro es utilizado para fangoterapia, tratar artritis y problemas de piel, entre otras cosas.

Cuenta con largas extensiones de playa que atraen a numerosos visitantes.

En las zonas menos exploradas, habitan mamíferos como pumas, pecaríes, corzuelas y el aguará guazú, una especie en peligro de extinción, que solo algunos afortunados tienen la posibilidad de ver.

2. Parque Nacional Islote Lobos
Ubicado sobre el golfo San Matías y a 50 km de Sierra Grande y al sur de Las Grutas, este será el segundo Parque Nacional de Río Negro, luego del Nahuel Huapi, el primero del país.

El proyecto cuenta con media sanción de la cámara alta.

El territorio, que ya fue declarado Área Natural Protegida, es un humedal costero formado por varios islotes: el que le da nombre, La Pastosa, Ortiz Norte, Redondo, Ortiz Sur e Isla de los Pájaros, además de la formación rocosa Punta Pozos.

Por su difícil acceso, las personas no han impactado el lugar y varios animales lo hicieron su hogar. El proyecto tiene como objetivo proteger a 19 especies de reptiles, 27 especia mamíferos terrestres nativos, 61 especies de aves marinas y costeras, y 94 especies de aves terrestres.

Los animales más llamativos son los lobos de un pelo, que formaron colonias reproductivas sobre Pastosa y el Islote Lobos. También allí está el único asentamiento del Golfo San Matías de lobos de dos pelos.

Otra de las razones de su importancia natural, es que habita la única colonia reproductiva del pingüino de Magallanes considerada como la más septentrional del mundo.

Gaviotas, gaviotín real y la mayor colonia de garzas y cormoranes negros que se encuentra en la costa de la provincia, son otros de los atractivos.

En el agua que rodea estos territorios, que también está protegida, es el hábitat del delfín nariz de botella, delfín común, delfín oscuro y la ballena franca austral, entre otros.

En la playa se puede encontrar pulpito Octopus tehuelchus, el cual es buscado por los pulperos, quienes tendrán que acordar una forma sustentable de realizar la actividad.

3. Parque Nacional Laguna El Palmar
La legislatura provincial de Chaco aprobó la cesión de tierras para la creación de una nueva área nacional protegida ubicada en el departamento de Bermejo, Municipio de Las Palmas.

El territorio es parte de los Humedales Chaco y se extiende por la zona conocida como Delta e Islas del Paraná-Paraguay. Ahí, la acción del río cambia el paisaje con sus crecidas.

La zona a proteger, situadas a 80 kilómetros de la ciudad de Resistencia, tiene aproximadamente 5 mil hectáreas, de las cuales más de 3 mil corresponden a espejos de agua.

Este será el tercer Parque Nacional de la provincia junto a El Impenetrable y Chaco.

La Laguna el Palmar se caracteriza por los numerosos palmares de palma blanca o caranday. Habitan 250 especies de aves, entre ellas el pato criollo y el muitú.

Entre las selva, pajonales y sábanas también hay una gran cantidad de mamíferos como el aguará guazú, oso hormiguero, coatí, el mono aullador, el ciervo de los pantanos, el zorro de monte, murciélago pescador grande, monos carayá, entre otros.

En las diferentes lagunas que componen el paisaje y se conectan con el río Paraguay se pueden encontrar surubí, pacú y dorado.

Las localidades La Leonesa y Las Palmas, son las más próximas a esta área. Allí persiste la historia vinculada al ex Ingenio Azucarero del Chaco Austral, del cual perduran antiguas construcciones, convertidas en otro de los atractivos turísticos de la zona.

A pocos kilómetros está la Isla del Cerrito, otro sitio de interés con valor natural e histórico donde funcionó un leprosario que también fue escenario de la Guerra de la Triple Alianza.

Fuente: Clarín

Prensa GRC
Author: Prensa GRC

Noticias relacionadas

Botón volver arriba