Saltar al contenido
Inicio » Siete millones de dólares: lo que enfrentó al arquitecto asesinado en Córdoba con la hija y su pareja

Siete millones de dólares: lo que enfrentó al arquitecto asesinado en Córdoba con la hija y su pareja

Compartir en redes

Cada vez está más claro para los investigadores de Homicidios que el móvil del asesinato del arquitecto Reynaldo Flehr (61) tiene que ver con el patrimonio que se disputaba con su única hija Irina Lourdes (20), en particular desde que quedó viudo y en especial cuando ella comenzó su relación de pareja.

Esos bienes, cuya división ya se había pactado en acuerdos privados, representaban unos siete millones de dólares, según aseguran fuentes estrechamente relacionadas con la investigación.

Si bien se menciona como determinante la posibilidad de un nuevo matrimonio del arquitecto con su novia, no está claro si ese fue el detonante para que Irina y su pareja Leandro Moscarello (26) hayan ideado matarlo. Lo que parece más posible es que la ambición del yerno, según policías adicto a las drogas y al juego, agudizó las diferencias que la joven tenía desde hacía años con su padre.

Reynaldo e Irina venían disputando el control de inmuebles que había dejado Verónica cuando murió, como bienes no gananciales, heredados de sus padres (abuelos de Irina). Se menciona que el acuerdo fue muy dificultoso y que, cuando surgía alguna duda en las tratativas, la jovencita hacía un llamado telefónico a Leandro y regresaba con una contrapropuesta “imposible”. Más allá de los prudentes consejos de su asesor, Reynaldo siempre trató de ser “concesivo” y trató de arreglar con la hija otorgándole algunas de esas peticiones “desmedidas”.

El arquitecto Flehr era una persona que había recibido la administración de los bienes de los hermanos de Verónica, que, en confianza, le cedieron para que les manejara en la inmobiliaria donde se desempeñaba. Cobraba las rentas y dividía el producido a los dueños de esos inmuebles, sin ningún tipo de inconvenientes. Con quien sí tenía diferencias era con su hija.

CÓMO FUE EL ASESINATO DEL ARQUITECTO

El joven matrimonio nunca tuvo buena relación con él, a pesar de que en los primeros años de vínculo los jóvenes vivieron en la misma casa con el arquitecto. Las discusiones con Leandro fueron cada vez más ásperas hasta que este echó de la casa al suegro. Reynaldo debió trasladarse a otra vivienda de Los Boulevares y su hija –de personalidad fuerte– no le abrió más la puerta.

A tal punto fue el distanciamiento que Reynaldo no conoció o apenas vio en un par de ocasiones a su nieta, que hoy tiene poco más de 1 año de vida.

Precisamente, la defensa de la joven solicitó para ella la prisión domiciliaria para que esté con su hijita. Recién la semana próxima se conocerá el resultado del trámite.

PRUEBA VINCULANTE

No ha sido sencilla la tarea de investigación para cerrar el cerco a los cinco detenidos por el crimen de Reynaldo Flehr antes de la medianoche del 28 de diciembre de 2021 en su casa de avenida La Voz del Interior al 8200.

Esos cinco detenidos son Irina y su pareja Leandro, como partícipes necesarios de homicidio agravado por el uso de arma de fuego, y quienes serían los ejecutores: David Silvestre (23), Samuel Moscarello (24) y David Suárez (24).

Quienes están “dentro” de la causa comentan que fue llamativo cómo ninguno de los detenidos se mostró sorprendido cuando los policías fueron a buscarlos. Más allá del llanto de Irina, los otros cuatro no ofrecieron resistencia, no se mostraron sorprendidos ni pidieron explicaciones de por qué los buscaban.

Víctima. El arquitecto Reynaldo Flehr. (Facebook)
Víctima. El arquitecto Reynaldo Flehr. (Facebook)

Para llegar a este grupo de cinco personas que se habrían puesto de acuerdo para cometer el crimen, fue necesario establecer un posible móvil que beneficiara al joven matrimonio e individualizar a los tres que habrían ido a ejecutar. El lazo que los une iría del interés económico de los dos primeros a la misión que cumplieron los otros tres, que tenían estrecha relación con Leandro. Además de que Samuel es su hermano, los otros dos “ejecutores” eran amigos del marido de Irina. Los hermanos Moscarello compartían el mismo oficio: herrería.

La noche del crimen, el remisero (trucho) Silvestre, Samuel Moscarello y Suárez tienen en su contra prueba técnica que los ubica en un radio estrecho con la casa de la víctima en el horario del cruento asesinato. En cambio, está probado que Irina y Leandro estaban en “otro lugar”, distinto a donde estaban matando de dos disparos a Reynaldo.

Se señaló varias veces que la escena del crimen, con la víctima atada de pies y manos a una silla y amordazada, no indicaba la posibilidad de un robo. Sin embargo, la investigación maneja la hipótesis de que quienes idearon el crimen ofrecieron a los ejecutores un dinero que él tendría consigo a cambio de matarlo. Si bien personas cercanas al entorno familiar desmienten que haya habido robo de dinero, se constató que el pantalón de Reynaldo estaba “bolsiqueado”.

Por ahora, puede hablarse de prueba “indiciaria”, que, en conjunto, sirve para vincular a cada uno de los detenidos en una empresa homicida. Pero todavía hay mucho material por colectar que podría ayudar a estrechar el cerco en torno a los cinco.

HOMICIDIO CALIFICADO

La calificación legal que impuso la fiscal Claudia Palacios, homicidio agravado por el uso de arma, ha sido “benigna” para los acusados, a juzgar por la naturaleza del hecho. Pero, al apartarse ella por tratarse de un expediente que pertenece a Violencia Familiar, se hizo cargo desde el jueves el fiscal Cristian Griffi, del 3° Turno de ese fuero específico.

Nuevo instructor. El fiscal del 3° Turno de Violencia Familiar, Cristian Griffi, continúa con la investigación por el crimen del arquitecto. (José Gabriel Hernández)
Nuevo instructor. El fiscal del 3° Turno de Violencia Familiar, Cristian Griffi, continúa con la investigación por el crimen del arquitecto. (José Gabriel Hernández)

Si bien sostiene el secreto de sumario, estiman que podría calificar el homicidio, en lo más inmediato en lo que respecta a la alevosía: victimarios que actúan sobre seguro sobre una víctima que está indefensa. Los elementos de esa calificante están a la vista desde el comienzo.

Más adelante, conforme avance el grado de compromiso que puede tener su hija con relación al plan criminal, también podría calificarse el homicidio por el vínculo.

Para ambos supuestos, esas calificantes pueden ser comunes para los cinco acusados. Si bien la alevosía puede haber sido ejecutada más allá del plan de los cinco, todos sabían que Irina era hija de Reynaldo.

Fuente: lavoz.com.ar


Compartir en redes