Tendencias

Murió la leyenda del rock Jerry Lee Lewis

Jerry Lee Lewis, el indomable pionero del rock ‘n’ roll cuyo escandaloso talento, energía y ego chocaron en discos definitivos como “Great Balls of Fire” y “Whole Lotta Shakin’ Goin’ On”, y que sostuvo una carrera que de también se vio afectada por los escándalos personales, murió el viernes por la mañana a los 87 años.

Último superviviente de una generación de intérpretes revolucionarios que incluía a Elvis Presley, Chuck Berry y Little Richard, Lewis murió en su casa de Misisipi, al sur de Memphis (Tennessee), según informó su representante Zach Farnum en un comunicado. La noticia llegó dos días después de la publicación de un informe erróneo de TMZ sobre su muerte, posteriormente retractado.

Interpretación de “Great Balls Of Fire” de Jerry Lee Lewis en 1957

Las baladas tiernas eran mejor dejarlas para los viejos. Lewis era todo lujuria y gratificación, con su tenor lascivo y sus exigentes asideros, sus tempos violentos y sus impetuosos glissandi, su arrogante mueca y su alocado pelo rubio. Era una estampida de un solo hombre que hacía gritar a los fans y maldecir a los teclados.

“Había rockabilly. Había Elvis. Pero no había rock ‘n’ roll puro antes de que Jerry Lee Lewis entrara por la puerta”, observó una vez un admirador de Lewis. Ese admirador era Jerry Lee Lewis.

Pero en su vida privada, tomó decisiones que podrían haber acabado con su carrera hoy en día, y casi lo hizo entonces.

Durante un breve periodo de tiempo, en 1958, fue uno de los aspirantes a sustituir a Presley como principal productor de éxitos del rock después de que Elvis fuera reclutado por el ejército. Pero mientras Lewis estaba de gira en Inglaterra, la prensa se enteró de tres cosas perjudiciales: Que estaba casado con Myra Gale Brown, de 13 años (posiblemente incluso de 12), que era su prima, y que seguía casado con su anterior esposa. Se canceló su gira, se le incluyó en la lista negra de la radio y sus ingresos se redujeron de la noche a la mañana a prácticamente nada.

“Probablemente habría reordenado mi vida de forma un poco diferente, pero nunca oculté nada a la gente”, dijo Lewis al Wall Street Journal en 2014 cuando le preguntaron por el matrimonio. “Simplemente seguí con mi vida como siempre”.

De pie sobre un piano, Jerry Lee Lewis ofrece una entusiasta actuación en el Café de París de Nueva York el 10 de junio de 1958 (Bettmann)De pie sobre un piano, Jerry Lee Lewis ofrece una entusiasta actuación en el Café de París de Nueva York el 10 de junio de 1958 (Bettmann)

Durante las décadas siguientes, Lewis luchó contra el abuso de drogas y alcohol, disputas legales y enfermedades físicas. Dos de sus muchos matrimonios terminaron con la muerte temprana de su esposa. La propia Brown se divorció de él a principios de los años 70 y más tarde alegaría una crueldad física y mental que casi la llevó al suicidio.

“Si siguiera casada con Jerry, probablemente ya estaría muerta”, declaró a la revista People en 1989.

Lewis se reinventó como intérprete de country en la década de 1960, y la industria musical acabó perdonándole, mucho después de que dejara de tener éxitos. Ganó tres Grammys y grabó con algunas de las grandes estrellas de la industria. En 2006, Lewis lanzó “Last Man Standing”, con Mick Jagger, Bruce Springsteen, B.B. King y George Jones. En 2010, Lewis incorporó a Jagger, Keith Richards, Sheryl Crow, Tim McGraw y otros para el álbum “Mean Old Man”.

En “The Rolling Stone Illustrated History of Rock & Roll”, publicado por primera vez en 1975, recordó cómo convenció a los disc-jockeys para que le dieran una segunda oportunidad.

“Esta vez les dije: ‘Mira, vamos a juntarnos y a poner un límite a estas cosas, un tratado de paz, ya sabes’”, explicó. Lewis seguía tocando los viejos éxitos en el escenario, pero en la radio cantaba country.

Retrato del pianista y cantante Jerry Lee Lewis apoyado en un piano (Foto de John Springer Collection/Getty Images)Retrato del pianista y cantante Jerry Lee Lewis apoyado en un piano (Foto de John Springer Collection/Getty Images)

Entre 1967 y 1970, Lewis tuvo una serie de éxitos country en el top 10, y apenas se suavizó. Interpretó canciones de borrachera como “What’s Made Milwaukee Famous (Has Made a Loser Out of Me)”, las confesiones de ojos errantes de “She Still Comes Around” y una versión de ojos secos de una balada clásica de abandono, “She Even Woke Me Up to Say Goodbye”. Seguía siendo popular en Europa y un álbum de 1964, “Live at the Star Club, Hamburg”, está ampliamente considerado como uno de los mejores discos de conciertos.

Una actuación en 1973 resultó más problemática: Lewis cantó para el Grand Ole Opry y rompió dos reglas de larga data: no decir palabrotas y no cantar canciones que no fueran country. “Soy un hijo de puta del rock and roll, del country y del western, del rhythm and blues”, dijo al público.

Foto de Elvis Presley, Jerry Lee Lewis y Carl Perkins y Johnny Cash en los Estudios Sun (Foto de GAB Archive/Redferns)Foto de Elvis Presley, Jerry Lee Lewis y Carl Perkins y Johnny Cash en los Estudios Sun (Foto de GAB Archive/Redferns)

Lewis se casó siete veces, y rara vez estuvo lejos de los problemas o de la muerte. Su cuarta esposa, Jaren Elizabeth Gunn Pate, se ahogó en una piscina en 1982 mientras demandaba el divorcio. Su quinta esposa, Shawn Stephens, 23 años menor que él, murió de una aparente sobredosis de drogas en 1983. Al cabo de un año, Lewis se casó con Kerrie McCarver, que entonces tenía 21 años. Ella solicitó el divorcio en 1986, acusándolo de abuso físico e infidelidad. Él contrademandó, pero ambas peticiones fueron finalmente retiradas. Finalmente se divorciaron en 2005 tras varios años de separación. La pareja tuvo un hijo, Jerry Lee III.

Otro hijo de un matrimonio anterior, Steve Allen Lewis, de 3 años, se ahogó en una piscina en 1962, y su hijo Jerry Lee Jr. murió en un accidente de tráfico a los 19 años en 1973. Lewis también tenía dos hijas, Phoebe y Lori Leigh, y le sobrevivía su esposa Judith.

Sus finanzas también fueron caóticas. Lewis ganó millones, pero le gustaba su dinero en efectivo y acabó debiendo cientos de miles de dólares al Servicio de Impuestos Internos. Cuando empezó a recibir turistas en 1994 en su antigua residencia cerca de Nesbit, Mississippi -con una piscina en forma de piano-, estableció un número de teléfono 900 al que los aficionados podían llamar para recibir un mensaje grabado a 2,75 dólares el minuto.

Jerry Lee Lewis (Brian Rasic/Getty Images)Jerry Lee Lewis (Brian Rasic/Getty Images)

Hijo del antiguo contrabandista Elmo Lewis y primo del evangelista televisivo Jimmy Swaggart y de la estrella del country Mickey Gilley, Lewis nació en Ferriday, Luisiana. De niño, aprendió a tocar la guitarra, pero le pareció un instrumento demasiado limitado y anhelaba un instrumento que sólo los ricos de su pueblo podían permitirse: un piano. Su vida cambió cuando su padre llegó un día en su camión y le regaló un teclado vertical de madera oscura.

“Casi se me salen los ojos de la cabeza”, recuerda Lewis en “Jerry Lee Lewis: su propia historia”, escrito por Rick Bragg y publicado en 2014.

Se aficionó al piano de inmediato, y comenzó a escaparse a los garitos de afroamericanos y a absorber todo, desde el gospel hasta el boogie-woogie. Al principio, se sintió confundido entre la música secular y la música de miedo, y dejó la escuela a los 16 años, con planes de convertirse en un predicador que tocara el piano. Lewis asistió brevemente a la Southwestern Assemblies of God University de Waxahachie (Texas), una universidad bíblica fundamentalista, pero fue expulsado, al parecer, por tocar el tipo de música “equivocado”.

Jerry Lee Lewis en su aparición en "An Evening with Jerry Lee Lewis" en el Museo de los Grammy en Los Ángeles el 28 de septiembre de 2010 (REUTERS/Fred Prouser)Jerry Lee Lewis en su aparición en “An Evening with Jerry Lee Lewis” en el Museo de los Grammy en Los Ángeles el 28 de septiembre de 2010 (REUTERS/Fred Prouser)

“Great Balls of Fire”, una versión sexualizada de la imaginería bíblica que Lewis se negó a grabar en un principio, y “Whole Lotta Shakin’” fueron sus canciones e interpretaciones más duraderas. Lewis sólo tuvo un puñado de otros éxitos pop, como “High School Confidential” y “Breathless”, pero fueron suficientes para asegurar su lugar como arquitecto del rock ‘n’ roll.

“Ningún grupo, ya sean los Beatles, Dylan o los Stones, ha mejorado nunca “Whole Lotta Shakin”, en mi opinión”, dijo John Lennon a la revista Rolling Stone en 1970.

A los 20 años, Lewis ya era un veterano de los bares de carretera, y en 1956 se fue a Memphis y se presentó en los estudios de Sun Records, el hogar musical de Elvis, Perkins y Cash. El fundador de la compañía, Sam Phillips, le dijo que fuera a aprender algo de rock ‘n roll, Lewis regresó y pronto se apresuró a grabar “Whole Lotta Shakin’” en una sola toma.

“Sabía que era un éxito cuando lo corté”, dijo más tarde. “Sam Phillips pensó que iba a ser demasiado arriesgada, que no podría triunfar. Si eso es arriesgado, bueno, lo siento”.

“The Killer” murió en su casa de Misisipi, al sur de Memphis (Jorgen Angel/Redferns)“The Killer” murió en su casa de Misisipi, al sur de Memphis (Jorgen Angel/Redferns)

En 1986, junto con Elvis, Chuck Berry y otros, formó parte de la clase inaugural de miembros del Salón de la Fama del Rock & Roll y este año se unió al Salón de la Fama del Country. “The Killer” no sólo sobrevivió a sus contemporáneos, sino que vio cómo su vida y su música se reintroducían periódicamente entre los aficionados más jóvenes, como en la película biográfica de 1989 “Great Balls of Fire”, protagonizada por Dennis Quaid, y en el documental de 2022 de Ethan Coen “Trouble in Mind”. Una obra de Broadway de 2010, “Million Dollar Quartet”, se inspiró en una sesión de grabación en la que participaron Lewis, Elvis, Carl Perkins y Johnny Cash.

Ganó un Grammy en 1987 como parte de un álbum de entrevistas que fue citado como mejor grabación de palabra hablada, y recibió un Grammy a la trayectoria en 2005. Al año siguiente, “Whole Lotta Shakin’” fue seleccionada para el Registro Nacional de Grabaciones de la Biblioteca del Congreso, cuyo consejo elogió el “propulsivo piano boogie que se complementaba perfectamente con el impulso de la enérgica batería de J.M. Van Eaton”. A los oyentes de la grabación, como al propio Lewis, les costó permanecer sentados durante la actuación.

Un compañero de la escuela bíblica, Pearry Green, recordaba haber conocido a Lewis años después y haberle preguntado si seguía tocando la música del diablo. “Sí, lo hago”, respondió Lewis. “Pero sabes que es extraño, la misma música por la que me echaron de la escuela es el mismo tipo de música que tocan en sus iglesias hoy en día. La diferencia es que yo sé que estoy tocando para el diablo y ellos no”.

Por Hillel Italie (AP)

Noticias relacionadas

Volver al botón superior