Mundo

Lula aseguró que Bolsonaro dice “más mentiras” que Donald Trump

Las campañas para la elección del 30 de octubre ingresó este viernes en un terreno alejando de la sutilezas, ya que el expresidente y candidato Luiz Inácio Lula da Silva afirmó hoy que Jair Bolsonaro lleva adelante una campaña “anormal” con “más mentiras” que las de Donald Trump en Estados Unidos y el mandatario en busca de reelección se burló de su adversario y lo llamó “impotente sexual”.

Lula dijo esto en Minas Gerais, el segundo estado más poblado de Brasil, clave para acceder a la presidencia, donde pretende conquistar el voto de quienes piensan abstenerse o votar en blanco en la segunda vuelta.

La oposición logró este viernes ganar la iniciativa política con la participación de una caravana con Lula de la senadora Simone Tebet, del Movimiento de la Democracia Brasileña, que salió tercera en la primera vuelta electoral, con el 4,2%, y que hoy auguró “cárcel” para Bolsonaro por ser un “pedófilo” y convirtiéndose en una aliada inesperada en las calles del Partido de los Trabajadores.

Al mismo tiempo, Bolsonaro envió al campo de juego de la propaganda electoral a su exministro de Justicia y exjuez Sèrgio Moro, quien apareció denunciando corrupción contra Lula, a quien condenó y envió a la prisión

Por la mañana, Bolsonaro tuvo una reunión con luchadores de artes marciales mixtas y jiu jitsu y se mofó de Lula diciendo que es un “impotente sexual”, entre risas, y que probablemente le tuvo miedo cuando lo tocó en el debate del domingo en la televisión Bandeirantes.

Por otro lado, el gobierno fue denunciado por la oposición de haber lanzado una línea de crédito relámpago para los beneficiarios de planes sociales, cuya concesión será después de las elecciones mientras que el Ministerio de Economía tuvo que desmentir un anuncio del propio ministro Paulo Guedes de que en 2023 podrán recortarse salarios mínimos y jubilaciones sin ser indexados ni por la inflación.

“El gobierno hizo estos planes sociales para captar los datos de los beneficiarios y así enviarle fake news por whatsapp antes de la elección”, denunció Lula.

Bolsonaro logró recortar la diferencia ante Lula a 4 puntos para el balotaje, según Datafolha, luego de que en la primera vuelta el lograra 43,2% contra el 48,4% del exmetalúrgico.

El expresidente estuvo en Minas Gerais, segundo estado más importante del país en peso electoral y es clave porque siempre el que vence en ese estado logra la presidencia desde 1989, con caravanas en Teofilo Otoni, en la parte más pobre y en Juiz de Fora, localidad donde fue acuchillado Bolsonaro en 2018.

Fake news

La batalla por las fake news está siendo trabada en el Tribunal Superior Electoral, que definirá este sábadosi se confirma que la campaña de Lula tendrá la posibilidad de insertar 189 mensajes como derecho de respuesta ante difamaciones en la propaganda televisiva.

La propaganda obligatoria es clave en Brasil, país continental de 215 millones de habitantes donde el 63% de la población se informa sobre las elecciones y las propuestas por la televisión.

“Nunca se ha puesto una maquinaria del Estado tan grande para una campaña. Bolsonaro no trabaja más de presidente, puso a toda la economía al servicio de su candidatura y por eso es una campaña anormal, con mentiras todo el tiempo, no sé si ya está mintiendo más que Donald Trump”, afirmó Lula aunque aclaró que no “rebajará” su campaña a las mentiras.

No obstante, la campaña de Lula volvió a hacer hincapié en la acusación de pedofilia contra Bolsonaro en la declaración más pesada de la jornada.

“El lugar de un pedófilo es en la cárcel”, dijo la senadora Tebet al referirse al mandatario brasileño.

Recordó la declaración de Bolsonaro de la semana pasada en la cual admitió que “pintó una onda” con adolescentes inmigrantes venezolanas de 14 años a las que dijo haber confundido con prostitutas durante un paseo en moto en Brasilia en 2021.

“Cuando se dice que ‘pintó una onda’ con menor de edad eso es un crimen. Es pedofilia. Y el lugar de un pedófilo es en la cárcel. Yo no tengo miedo, ya llamé al presidente cobarde”, dijo la dirigente.

Tebet también llamó “inhumano” a Bolsonaro por su gestión de la pandemia y la falta de combate contra la pobreza.

“El pueblo brasileño no llevó a dos candidatos al balotaje, llevó apenas a uno, a Lula. No existen dos candidatos sino uno, uno ama a las personas y otro es inhumano”, sostuvo Tebet.

La propaganda televisiva obligatoria de Lula incluyó un pedido para la población de buscar en Google “Bolsonaro 14 años”, cuyo resultado es el escándalo por haber llamado de prostitutas a adolescentes inmigrantes venezolanas que estaban maquilladas.

La senadora estuvo al lado de Lula y de la diputada electa y exministra de Medio Ambiente Marina Silva, una referencia de las mujeres evangélicas, del Partido Red, aliados con Lula.

La campaña de Bolsonaro

En San Pablo, Bolsonaro se mofó de Lula y su decisión de no acudir el viernes por la noche a un debate en el canal bolsonarista SBT. Lula estará sí en el debate de la tv Globo el viernes 28 de octubre.

“El otro tipo no va a ir. Es un impotente sexual, vieron. Creo que puse las manos en la espalda de él y se quedó temblando”, dijo Bolsonaro entre risas, en alusión a algunas de las tomas más comunes en las luchas de estas disciplinas, tras reunirse con entidades de luchadores.

En el debate del domingo pasado en el canal Bandeirantes, Bolsonaro tocó el hombro de Lula durante una discusión política y el exmetalúrgico se la retiró inmediatamente.

La campaña de Bolsonaro incluyó a Moro, senador electo y nuevamente aliado de la ultraderecha unida. El ingreso de Moro busca recuperar el discurso anticorrupción. A la par, la primera dama, Michelle Bolsonaro, visitó en Rio de Janeiro templos de la Asamblea de Dios, para pedir voto de los fieles para su marido.

La campaña de Bolsonaro abrió una grieta interna que fue aprovechada por la oposición luego de que el ministro de Economía dijera que entre sus planes continúa la idea e desindexar salarios y jubilaciones en caso de reelección del presidente, luego desmentido por un comunicado oficial.

“Quieren recortar salarios cuando están congelados desde hace cuatro años. Nosotros vamos a volver a la política de aumentos del salario y jubilaciones y a subir el mínimo no imponible del impuesto a las ganancias. Bolsonaro está repitiendo estas propuestas como promesas de último momento”, se quejó Lula.

Bolsonaro cuenta con un poderoso aparato de apoyo en la región más importante del país en cantidad de votos, el sudeste, que incluye a San Pablo, Minas Gerais y Rio de Janeiro.

Los tres gobernadores de esos estados han movilizado a intendentes y concejales para intentar neutralizar o revertir el voto hacia Lula.

Por eso tanto Lula como Bolsonaro están pidiendo a sus militancias salir a las calles a convencer a los indecisos y a quienes han decidido abstenerse, teniendo en cuenta que no fue a votar el 20 por ciento del padrón en la primera vuelta y que históricamente esa cifra aumenta en el balotaje.

Fuente: Telam

Noticias relacionadas

Volver al botón superior