Saltar al contenido
Inicio » “La improvisación es el material más utilizado en la obra pública de la ciudad”

“La improvisación es el material más utilizado en la obra pública de la ciudad”

Compartir en redes

A más de 50 días de comenzada la obra del Centro Comercial a Cielo Abierto sobre calle San Martín entre Corrientes y Entre Ríos, “siguen jugando con el tiempo y el dinero los vecinos”, señaló el equipo partidario que tiene sede en 25 de Mayo 40.

El concejal y arquitecto, Carlos Primo, manifestó que los plazos se incumplieron y “por lo menos faltan varios días más para que terminen, afectando a los vecinos y comerciantes de la zona”.

Teniendo en cuenta que la obra se comenzó el 23 de enero y que el «plazo previsto es entre 45 a 50 días por cuadra, bajo condiciones climáticas favorables» según la página oficial de la Municipalidad, el trabajo se debería haber terminado entre el 9 y 14 de marzo, confirmaron los funcionarios del PRO Villa María que encabeza el legislador Darío Capitani.

“Sumada a la crisis económica que todos los argentinos estamos padeciendo, el municipio, lejos de promover e incentivar la actividad productiva local, fomenta que las ventas se sigan cayendo y continuar con la tendencia nacional. Aparte de esto, la incertidumbre es total y ya lo tenemos normalizado. La regla no puede ser que las obras se entreguen a medias y fuera de tiempo, mientras inauguran de a tramos o tiran bombas de humo con otros proyectos para distraer de lo importante”, remarcó Primo.

“No se trata de haberse demorado unos días, porque suele pasar en la mayoría de las obras. Sino que son plazos previstos por el Estado, y están poniendo en juego 50 días de trabajo de los comerciantes que bajan su frecuencia en épocas económicas tan crueles como las actuales”, explicó el concejal del PRO.

Además señaló: “Como funcionarios públicos es nuestro deber controlar la ejecución del Presupuesto Municipal, más allá de los 150.000.000 de pesos que aparecen puntualizados en el Presupuesto aprobado en diciembre del año pasado para esta obra, hay varias cuestiones difusas, indicó.

“Luego de comenzada la obra, a partir de noticias publicadas por los medios locales, nos enteramos que el aporte del Estado Nacional se trata de elementos de construcción que formarán parte de la obra y que además la mano de obra, en lugar de ser licitada va a ejecutarse por empleados municipales. En este sentido, no queda precisado la cantidad de empleados del municipio que se van a destinar a esta obra y qué tareas dejan de cumplir por cambiar sus tareas durante estos días. Tampoco queda claro en cuáles otros gastos va a incurrir el Municipio y si esas labores se están haciendo a través de compra directa o no, ya que no hubo ninguna otra licitación para ningún servicio”, dijo de manera contundente Primo.

Y agregó: “Además, por información pública a la que pudimos acceder, hay bancos y adoquines para esta obra enviados por Nación guardados en el Parque Industrial desde el año 2021. Están utilizando un galpón de nuestro mayor espacio productivo local como un depósito desde hace más de un año, cuando recién ahora empezaron las tareas”.

“El martes 14 de marzo recorrimos el lugar en donde está emplazada la obra, cubierta con chapas como pasó con la Plaza Centenario, y observamos que además de no estar culminada en tiempo y forma, restan varios detalles para poder habilitarla”, mencionó Primo.

Además, desde el equipo político indicaron: “El plazo máximo pautado por el municipio para trabajar sobre esta cuadra no se cumplió. Como oposición ejercemos nuestra función de seguir las inversiones públicas, el trabajo realizado, si se cumplen o no los objetivos pautados y relevar cuando algo no está funcionando como corresponde. Los vecinos merecen respuestas o, al menos, un aviso de que todo se va a demorar y por cuánto”.

También añadieron: “Los villamarienses ya tenemos como experiencia la Plaza Centenario y sabemos que pueden habilitar obras sin estar culminadas con tal de no superar el tiempo establecido. Lo vivimos durante toda la gestión de Gill”. Mientras que el concejal remarcó: “Lo cierto es que además de estar demorados, que puede pasar en cualquier proyecto, vemos que todavía faltan cuestiones mínimas de seguridad, tanto para los peatones como para la circulación de automóviles”.

“También tememos que ante este llamado de atención y por exponer la situación, decidan habilitar esta cuadra. Hay incertidumbre de cómo van a ser esas habilitaciones o aperturas parciales de obras. Hacerlo sin estar debidamente terminada por ‘capricho’ y para demostrar ‘hacer algo’ sería peligroso e iría en contra de la calidad y terminación de la obra, como pasó anteriormente con planificaciones urbanas gestionadas por este gobierno”, enfatizó Primo.

Y explicó: “Esto provocaría un caos en pleno centro de la ciudad sin las demarcaciones necesarias para transitar. No sabríamos dónde estacionar o circular, y habría confusión con los transeúntes. Es una zona gris en donde no hay señalización y los vecinos estarían a libre albedrío quedando liberados a circular por zonas peligrosas. Es importante remarcar que hay ductos y bocas de acceso por los pasan instalaciones y desagues pluviales en los cuales las personas pueden caerse y tener accidentes, como mínimo quebrarse”.

“Quienes son los responsables de la obra tendrían que presentar un cuadro de avance de obra real y un esquema de usos previstos de manera de dar certezas no sólo a los frentistas sino a todos los villamarienses que día a día transitan por esa calle. Seguiremos esperando a que el Gobierno cumpla con su deber”, finalizó el concejal.

Fuente: PRO Villa María


Compartir en redes