Saltar al contenido
Inicio » Hallaron flotando el cuerpo del turista desaparecido en el lago de Embalse

Hallaron flotando el cuerpo del turista desaparecido en el lago de Embalse

Compartir en redes

Al filo de concluir el cuarto días de búsqueda, rescatistas hallaron el cuerpo de Jorge Peñaloza (40), quien desde el domingo se encontraba desaparecido, tras accidentarse en una moto de agua, en el lago de Embalse.

Así lo confirmó Roberto Schreiner, vocero de de la secretaría de Riesgo Climático, Catástrofes y Protección Civil de la provincia de Córdoba. Fue hallado por una embarcación, en uno de los tantos recorridos realizados en estos días, a unos 400 metros del punto cero, ya flotando, sobre la superficie.

A su vez, Schreiner destacó el acompañamiento de la familia que seguía de cerca el trabajo de los rescatistas. Trabajaron 53 rescatistas con kayak, 13 embarcaciones a motor, 11 buzos especializados, 7 drones, 5 operadores de comunicación, 3 asistentes en salud mental y 7 canes adiestrados para la búsqueda

PASEO FATAL

El accidente se desencadenó a eso de las 14 del domingo, cuando la víctima, que acaba de llegar desde su ciudad, Justiniano Posse, a disfrutar del día junto a otros amigos, tomó una moto de agua del grupo e ingresó al espejo de agua, junto a un acompañante, sin chaleco salvavidas ni saber nadar y con aparente poca experiencia en la navegación.

Además, se arriesgó en un domingo, de pleno enero, con muchos turistas y lanchas y otras embarcaciones surcando el lago de más de cinco mil hectáreas, el más extenso de la provincia de Córdoba. Según reportaron testigos, habría realizado un viraje brusco y los dos hombres que estaban en la moto de agua fueron despedidos. Mientras que el piloto se hundió, Santiago Joel Aranda (24), quien iba detrás, logró aferrarse a la moto de agua y fue rescatado en medio de un ataque de nervios, pero sano y salvo. Tampoco tenía salvavidas, medida preventiva básica, pero sabía nadar y eso le salvó la vida, según trascendió.

EL HALLAZGO

Tras horas y horas de búsqueda por el contorno del lago de a pie, las zonas bajas en kayaks, con buzos en las profundidades de más de 20 metros, un helicóptero desde el aire, y lanchas, fue encontrado ya sobre la superficie, por el Duar y bomberos voluntarios, según indicaron fuentes cercanas al caso.

El cadáver fue encontrado a unos 400 metros del “punto cero”, el lugar donde presuntamente se habían caído, y ya flotando en la superficie. Ese punto con una boya, y al que se dirigían todas las miradas, estaba frente a una playa pegada al hotel 3 de octubre, en Villa del Dique, pero a un paso de la vecina Villa Rumipal.

Desde el lugar se observa, en diagonal y con claridad, la estructura de la Central Nuclear Embalse. El punto cero, se encontraba casi equidistante de ambas costas, a 800 metros de la base de operaciones, a unos mil meros de la costa vecina.

Familiares, que estos días llegaron a transitar este difícil momento, no dejaron de manifestar el apoyo a los rescatistas. Ahora necesitarán más que nunca contención que ya les brindaron en estos días los profesionales del gabinete psicológico de la Secretaría de Riesgo.

El martes, la pareja de Peñaloza, había pedido ir, en lancha, hasta el lugar donde se desencadenó la tragedia, en el medio del espejo de agua, acompañada por la psicóloga. Después de casi cuatro días, no había casi esperanzas para un desenlace diferente.

Infografía: Cómo es la búsqueda. (La Voz)

Las tareas de rescate comenzaron el domingo a eso de las 15, cuando Jorge Peñaloza (40), perdió el control de la embarcación, luego de hacer un violento viraje, y fue despedido junto a su acompañante, Santiago Joel Aranda (24), según observaron numerosos testigos. El hecho ocurrió en una jornada con masiva afluencia de gente en las playas de la zona.

Mientras que el joven que navegaba como acompañante logró aferrarse a la moto y fue rescatado sano y salvo, Peñaloza se perdió de la superficie rápidamente. Sus allegados dijeron que no sabía nadar. Ocurrió a unos 500 metros de la costa de Villa del Dique.

Ambos son amigos oriundos de Justiniano Posse y ninguno tenía el salvavidas colocado, como es requisito para estas embarcaciones.

Fuente: La Voz del Interior


Compartir en redes