Provinciales

Fallo histórico: el fiscal Viaut fue condenado a 5 años de prisión por corrupción

El fiscal federal de San Francisco fue hallado culpable de los delitos de concusión agravada y tráfico de influencias como protagonista de un escándalo de corrupción judicial sin precedentes en Córdoba. También fueron condenados -aunque con prisión de ejecución condicional- Darío Rivarola, a 3 años; Walter Fattore y Gerardo Panero, a 6 meses y Víctor Brugnoni a 2 años. Viaut deberá pagar un multa de 6 millones de pesos y queda perpetuamente inhabilitado para ejercer cargos públicos.

El Tribunal Oral en lo Criminal Federal (TOF) N° 2 de Córdoba condenó al fiscal federal de San Francisco, Luis María Viaut, a 5 años de prisión efectiva, inhabilitación perpetua para ejercer cargos públicos y una multa de 6 millones de pesos al hallarlo responsable de los delitos de exacciones ilegales agravadas y tráfico de influencias, en concurso real. La fiscalía había pedido 7 años. Sin embargo, no irá a la cárcel hasta que la condena quede firme.

También implicados en el cobro de sobornos millonarios para frenar investigaciones y ejercer influencia para favorecer a un imputado en una causa en curso en la justicia ordinaria, las condenas para el resto de los imputados fueron las siguientes: el ordenanza de la fiscalía, Darío “Paco” Rivarola fue sentenciado a 3 años de prisión de ejecución condicional, inhabilitación perpetua para ejercer cargos públicos y una multa de 4 millones de pesos al ser encontrado culpable de concusión agravada y tráfico de influencias; Gerardo “Coco” Panero y Walter Gustavo Fattore, a 6 meses de prisión en suspenso y a pagar 2 millones de pesos, ambos como partícipes secundarios de tráfico de influencias, mientras que Víctor Hugo “Vitito” Brugnoni fue condenado a 2 años de prisión también condicional y a una multa de 4 millones de pesos por cohecho activo, esto esesto es ofrecer dádivas a un funcionario público para que haga, retarde o deje de hacer algo relativo a sus funciones.Los tres también recibieron inhabilitación especial perpetua.

El proceso y el fallo hacen historia porque es la primera vez que un fiscal federal de Córdoba fue sometido a juicio por delitos comunes asociados a la corrupción.

La defensa de Viaut podrá recurrir al recurso de casación de la sentencia. Los fundamentos del fallo se conocerán en la próxima semana y desde allí, el fiscal tendrá un plazo de 10 días para apelar.

Asimismo, Viaut -en uso de licencia- sigue siendo funcionario judicial, aunque la Procuración General de la Nación deberá decidir si lo destituye del cargo en la Justicia Federal.

Los alegatos
La etapa de alegatos continuó este martes, ya habían hecho sus solicitudes de pena la querella y la fiscalía, restando así los abogados de tres de los imputados que lo hicieron hoy.

El defensor de Viaut, Tristán Gavier, solicitó la absolución de su cliente. En tanto que Rodrigo Altamira, defensor público oficial de Rivarola, pidió para él que se aplicara una pena sensiblemente inferior a la solicitada por la fiscalía -que había sido 3 años de prisión en suspenso- y que se la encuadre en el delito de estafa cuya pena es más baja que la requerida.

Rodrigo Ranz, defensor de Fattore, pidióla absolución de su defendido argumentando que no se configura el tipo penal. Además, cuestionó la multa solicitada por los fiscales María Marta Schianni y Carlos Gonella indicando que las cifras de dinero secuestradas durante la investigación no correspondían al monto abonado por Brugnoni y pidió la restitución de la plata incautada.

Por su parte, Felipe Trucco, defensor de Brugnoni, pidió su absolución al indicar que “es evidente que fue engañado y estafado para obtener un beneficio. Fue víctima de esta maniobra. Los demás imputados se rieron de él. Mi cliente reconoció y asumió los hechos, efectuó el pago, es cierto, pero no cometió ningún ilícito”, afirmó.

“Las conclusiones de la fiscalía son erróneas, porque el cohecho activo hace a la conducta de los corruptores, es decir a los terceros que inducen a funcionarios mediante la oferta, promesa o entrega de dádivas. Pero en este caso no fue Brugnoni el que buscó pagar (la coima), quien ha ido a incitar a corromper al funcionario público sino que él ha sido provocado, solo aceptó”, señaló el penalista.

“Burgnoni tenía un hijo preso acusado de abuso sexual, con una prisión preventiva que había sido apelada. Para él, la imputación y privación de libertad de su hijo eran absolutamente injustas”.

En otro planteo técnico, Trucco citó que “la influencia debe ser real, existente, cosa que no ocurrió en este caso”, por lo que el hecho podía constituir “una estafa. De ninguna de las escuchas (que involucran a Brugnoni) surge cuál iba a ser la maniobra, son todas apreciaciones abstractas que evidencian la inexistencia de influencia”.

Qué alegó la defensa de Viaut para solicitar su absolución
El defensor de Viaut solicitó la absolución de su cliente en los dos cargos que se le imputaron. En cuanto al delito de concusión agravada, según alegó, no se comprobó la participación del fiscal, además indicó que de la investigación surgieron indicios pero no pruebas para incriminarlo, habló de “solo rumores”.

Sobre la declaración de los otros imputados que se asumieron culpables y reconocieron la prueba, Gavier consideró que la misma no demostraba los delitos, porque la confesión de una parte no puede acreditar un hecho que hizo otra persona.

También apoyó su relato en lo atestiguado por empelados de la fiscalía que narraron que nunca vieron “algo raro desde 2009 en que comenzó a funcionar” en San Francisco; negaron asimismo que se haya tramitado una causa contra la cooperativa Las Cañitas.

Si bien admitió que Viaut se comunicaba “a toda hora” con Rivarola y otros empleados de la dependencia judicial, dijo en el expediente de la causa por el supuesto pedido de coima al gerente de la cooperativa, Pablo González, “las escuchas revelan los cruces de llamadas telefónicas” entre Viaut y su colaborador pero “no el contenido de las mismas”.

El defensor además exigió una lista sábana con las llamadas de Viaut y refutó las pruebas que alegaron la querella y la fiscalía para acusar al fiscal de ejecutar la orden a Rivarola de pedir sobornos.

Sobre el segundo delito, tráfico de influencias, Gavier ratificó lo que había declarado Viaut negando el llamado a la fiscal de Bell Ville Isabel María Reyna para conocer el avance de la causa por abuso sexual por la cual se detuvo al hijo de Brugnoni. “No está comprobado que quien llamó haya sido él”, dijo el defensor.

Con esto, Gavier defendió la inocencia de Viaut que había quedado muy complicado y acorralado por los testigos, y aseguró que no actuó de manera ilícita.

Qué penas había pedido la fiscalía
Los fiscales Gonella y Schianni habían pedido para Rivarola 3 años de prisión en suspenso, imponer una acción a favor del bien público, una multa económica de 20.000 pesos e inhabilitación perpetua para ejercer cargos públicos.

Para Viaut habían solicitado que se lo condenara a 7 años de prisión efectiva, una multa de 51.300 dólares e inhabilitación perpetua para ejercer cargos públicos. Para Rivarola, 3 años de prisión en suspenso, imponer una acción a favor del bien público, una multa económica de 20.000 pesos e inhabilitación perpetua especial. .

En el caso de Fattore y Panero habían pedido una condena, pero no como partícipes necesarios sino secundarios necesarios debido al tráfico de influencias agravado del que se los acusó. Esto significaría la imposición de seis meses de prisión en calidad de condicional y una multa de $50.000.

Finalmente, para Brugnoni en virtud de la calificación de cohecho activo agravado, la fiscalía había solicitado 2 años de prisión de ejecución condicional e imponer una acción a favor del bien público con costas.

Los hechos que fueron juzgados durante cuatro jornadas ocurrieron entre junio y septiembre de 2020.

Para la fiscalía, Rivarola no operaba sin que Viaut supiera porque éste era quien decidía en qué casos se iban a efectuar los requerimientos ilegales, a quién se le haría, las promesas, les daba instrucciones y se le notificaba cuando se consumaban.

La investigación reveló que Viaut y Rivarola habían ofrecido a los titulares de la cooperativa tambera de El Tío “cajonear” una investigación por presuntas facturas apócrifas en curso mediante el pago de un soborno de 2,5 millones de pesos.

También que Brugnoni, un productor agropecuario de Laborde, pagó 17.100 dólares para que Viaut ejerciera influencia en la Justicia provincial para aliviar la situación procesal de su hijo, Agustín Brugnoni, imputado por abuso sexual con acceso carnal por la fiscalía de Bell Ville, que finalmente elevó la causa a juicio y el joven fue condenado recientemente.

Rivarola, en ambos hechos, era quien pedía el dinero a nombre del fiscal mientras que Fattore y Panero actuaron de intermediarios.

Fuente: lavozdesanjusto.com.ar

Noticias relacionadas

Volver al botón superior

Adblock Detectado

Por favor, considere ayudarnos desactivando su bloqueador de anuncios. LAS PAUTAS PUBLICITARIAS PERMITEN QUE USTED DISFRUTE GRATIS DE ESTE SITIO!