Mundo

El Gobierno británico dio marcha atrás con la rebaja del impuesto a las ganancias

En un giro inesperado, el ministro de Finanzas británico, Kwasi Kwarteng, anunció este lunes que el Gobierno descartará la rebaja del impuesto a las ganancias para las personas con mayores ingresos anunciada hace unos días, una medida que provocó agitación de los mercados financieros y el desplome de la libra y terminó con la intervención del Banco de Inglaterra (BoE).

El cambio se produce luego de que la primera ministra, Liz Truss, se resistiera originalmente a retroceder y hasta declarara el pasado lunes mismo que estaba “absolutamente comprometida” con la reducción de la tasa del 45% al ​​40%, después de ser apuntada por los partidos de la oposición y sus propios diputados.

Truss rechaza pretensiones del laborismo de aplicar un impuesto a las ganancias extraordinarias

VER VIDEO 

“Está claro que la eliminación de la tasa impositiva de 45% se ha convertido en una distracción de nuestra misión primordial de abordar las dificultades de nuestro país. Por lo tanto, anuncio que no la continuaremos”, escribió Kwarteng en Twitter.

Sobre las críticas, en otro mensaje dijo: “Lo entendemos y lo hemos escuchado”.

Más tarde el ministro de Finanzas, dijo en medios británicos que después de hablar con diputados, concejales y mucha gente, aceptó que la medida “fue una gran distracción”.

“Decidí, junto con la primera ministra, que lo mejor que podía hacer era simplemente no proceder con la eliminación de la tasa. Yo soy responsable del presupuesto, asumo toda la responsabilidad por eso, estaba mirando alrededor del mundo y buscando tasas impositivas competitivas”, agregó tras afirmar que los gobiernos tienen que escuchar y es bueno aprender de los errores.

El plan anunciado

Truss, que tomó posesión de su cargo a principios de septiembre, y su ministro de Finanzas, Kwasi Kwarteng, anunciaron el 23 de septiembre un presupuesto que contempla una drástica reducción de impuestos, tanto a los hogares como a las empresas, en un esfuerzo por impulsar la economía y combatir la inflación, un intento que es considerado por algunos economistas como el más grande desde 1972.

Pero en el marco del plan, conocido como “minipresupuesto“, la propuesta de eliminar la tasa que pagan las personas que ganan más de 150.000 libras esterlinas al año fue fuertemente criticada por la oposición y hasta por el Fondo Monetario Internacional (FMI), que lo hizo mediante un inusual comunicado.

Tanto la primera ministra como Kwarteng fueron acusados de “total ineptitud”, y era probable que la controvertida medida fuera también rechazada en el Parlamento.

Las repercusiones del anuncio

La semana pasada, el Banco de Inglaterra tuvo que salir a comprar bonos del gobierno con un costo de 65.000 millones de libras para estabilizar el mercado después de que los planes de reducción de impuestos del gobierno provocaran la caída de la libra, en un contexto de fuerte alza de las tasas de interés generando también una crisis en el mercado hipotecario.

Desde la oposición laborista aseguraron este lunes que el cambio de sentido ha llegado demasiado tarde para las familias que pagarán hipotecas más altas y precios más altos en los próximos años.

La diputada laborista Rachel Reeves dijo que los “conservadores destruyeron su credibilidad económica y dañaron la confianza en la economía británica”, y les pidió que abandonaran por completo su “presupuesto kamikaze”.

La principal ministra de Escocia, Nicola Sturgeon, por su parte escribió en Twitter, que el gobierno del Reino Unido da marcha atrás en la eliminación de la tasa impositiva máxima “porque es una distracción”.

“Moralmente incorrecto y enormemente costoso para millones es una mejor descripción. Ineptitud absoluta”, agregó.

Para el director de la Confederación Industrial Británica (CBI) Tony Danker, la reducción de la tasa se convirtió en una distracción para los planes de crecimiento más amplios de Kwasi Kwarteng, que contenían algunas “reformas realmente importantes” para los negocios.

En declaraciones a la BBC, agregó que las empresas de todo el país “querían que los mercados se estabilizaran”, calificándolo como una “condición previa absoluta para la inversión y el crecimiento”.

“A medida que vemos que los mercados se estabilizan, lo que espero que lo hagan, eso significa, esperamos, que el clima de inversión se estabilice y podamos emprender esas reformas económicas”

“A medida que vemos que los mercados se estabilizan, lo que espero que lo hagan, eso significa, esperamos, que el clima de inversión se estabilice y podamos emprender esas reformas económicas”, subrayó.

Mientras tanto, la libra se recupera frente al dólar a niveles vistos antes de que se anunciara el controvertido plan del gobierno y cotizaba en la mañana del lunes a 1,12 dólares, luego de una brusca caída a un mínimo histórico de 1,03 dólares.

Fuente: Telam

Noticias relacionadas

Volver al botón superior