Mundo

Dina Boluarte, la primera mujer presidenta del Perú cumple un mes en el poder jaqueada por las protestas

Dina Boluarte lucha por sobrevivir en el poder. Tildada de “traidora” por la izquierda radical y vista con desconfianza por la derecha que hoy le da un cierto espacio de gobernabilidad, la presidenta del Perú cumple este sábado su primer mes de gobierno.

El panorama no es el mejor. El país está envuelto en una grave crisis política e institucional, con protestas diarias de seguidores del detenido expresidente Pedro Castillo, destituido el 7 de diciembre por el Congreso tras un frustrado autogolpe. La represión de estas movilizaciones causó una veintena de muertos en diciembre, en una ola de violencia que amenaza la continuidad del nuevo ejecutivo.

“Boluarte hoy está sola. Ha habido grupos de oposición que vieron en ella la oportunidad de general una salida del gobierno de Castillo”, dijo a TN la analista política y directora gerente de la encuestadora Imasen, Giovanna Peñaflor.

Dina Boluarte lucha por liderar un gobierno de transición

Boluarte no tiene partido y carece de apoyo popular y experiencia política. “Ideológicamente, es alguien de izquierda”, sostuvo Peñaflor.

Su llegada al poder se produjo por decantación. Como vicepresidenta asumió el gobierno tras la caída de Castillo, pero la izquierda se movilizó para pedir el regreso del mandatario y acusó a Boluarte de “traicionar” a la coalición que la eligió para compartir la fórmula presidencial que ganó las elecciones de 2021.

Dina Boluarte lucha por sobrevivir en el gobierno (Foto: REUTERS/Angela Ponce)
Dina Boluarte lucha por sobrevivir en el gobierno (Foto: REUTERS/Angela Ponce)Por: REUTERS

El politólogo Daniel Encinas dijo que la mandataria se vio obligada a pactar con la derecha para lograr gobernabilidad y sobrevivir. “Boluarte ha hecho una coalición con fuerzas que no ganaron la elección, que perdieron y se inventaron un fraude; se ha aliado con este Congreso sumamente desprestigiado y con los militares. Lo que más preocupa ahora es que la democracia peruana se ha militarizado”, dijo en una entrevista con el diario La República.

Según afirmó, la mandataria “es alguien sin experiencia política real, que trató de llegar a un puesto menor y no lo logró” haciendo alusión a fracaso de la actual presidenta en su intento de llegar al Congreso en las elecciones de 2020. “Ella lo que quiere es tener poder. La derecha nunca la va a aceptar”, apuntó.

Además, Encinas, explico: “En el sur (bastión de Castillo) es vista como traidora, lo mismo desde sectores de izquierda. En Lima, que es muy clasista y discriminadora, no sé si la acepten. Es, simplemente, el intento de tener un momento presidencial, pero sin un horizonte temporal más allá, lo que hace peligrosos a nuestros políticos”.

La presidenta del Perú logró adelantar las elecciones para abril de 2024

Boluarte tiene mandato hasta 2026. Pero en un intento por apaciguar las protestas, buscó adelantar las elecciones presidenciales y legislativas para diciembre de este año. Sin embargo, su moción fracasó en el Congreso por el rechazo de la mayoritaria derecha fujimorista.

Finalmente, se aprobó convocar a comicios generales para abril de 2024. El nuevo gobierno debería asumir en junio de ese año.

Un hombre camina con un cartel con un mensaje que dice "Cierre del Congreso" durante protestas contra la presidenta, Dina Boluarte, en Ayacucho, Perú (AP Foto/Franklin Briceño)
Un hombre camina con un cartel con un mensaje que dice «Cierre del Congreso» durante protestas contra la presidenta, Dina Boluarte, en Ayacucho, Perú (AP Foto/Franklin Briceño)

Pero en términos políticos falta una eternidad para la renovación de autoridades, en un país que ha tenido seis presidentes desde 2016.

Sin embrago, Peñaflor no cree que Perú haya vivido este mes un giro de izquierda a derecha. “Es un cambio que tiene que ver más con el juego de fuerzas políticas representadas en el Congreso. Se trata de la expresión de las fuerzas políticas en el Congreso que no representan a todos los sectores o poderes fácticos que hay en la sociedad”, dijo la analista.

“El gobierno de Castillo no ha sido de izquierda. Keiko Fujimori (la excandidata presidencial de la derecha derrotada en las últimas elecciones) fue la que creó esta oposición comunismo-anticomunismo como estrategia de campaña, pero el gobierno no afectó temas centrales. Había más una identificación social que ideológica. Decir que Boluarte es para Perú lo que la expresidenta Jeanine Añez fue para Bolivia tras la salida de Evo Morales es absurdo. Boluarte ha estado en la misma fórmula presidencial de Castillo”, afirmó.

La analista dijo que, de ahora en más, Boluarte deberá enfocarse en evitar una escalada de la represión de las protestas. “Lo más peligroso es que ha reaparecido la idea de que Perú necesita una ´Marcha por la Paz´ para oponerse a ´los subversivos´” que organizan protestas contra el gobierno. No se quiere ver la realidad de que somos un país dividido que tiene por delante la tarea de impulsar la integración nacional”, concluyó.

Fuente: tn.com.ar

Noticias relacionadas

Botón volver arriba