Provinciales

Desde julio reforzarán controles en los ingresos a las zonas serranas de riesgo

La Provincia ya trabaja para instalar personal propio, digitalizar la declaración jurada de ingreso y establecer puntos con conectividad en Champaquí, Uritorco y Los Gigantes.

Digitalización del acceso mediante código QR, personal provincial estable, cartelería y puntos de conectividad son los ítems salientes que plantea un proyecto en el que la Provincia ya trabaja a toda velocidad: el refuerzo de los controles a visitantes de las denominadas Zonas de Riesgo. Son en Córdoba tres las áreas catalogadas bajo esa denominación, Uritorco, Champaquí y Los Gigantes, y aunque técnicamente están lejos ser consideradas la alta montaña, sí es cierto que presentan una topografía compleja y amplia variabilidad climática.

Las nuevas medidas fueron anunciadas por el gobernador Juan Schiaretti el lunes 7, junto a la puesta en valor de las 28 áreas protegidas de la provincia. En lo referente a las zonas de riesgo, se informó oficialmente que “el código QR va a empezar a funcionar a partir de julio”.

Lo que viene
Antes de intentar desmenuzar el proyecto, conviene repasar cuál es la situación hoy. Por ley, cada visitante a cualquiera de estas tres Zonas de Riesgo debe llenar una declaración jurada en papel, que entrega a particulares designados por la Provincia para recibirlas. Y eso es todo: no hay chequeo de equipo ni aptitud técnica o física y –lo más inexplicable- ni siquiera existe registro de regreso. Además, si el visitante ingresa en un día o momento en que esta persona designada no está, no es percibido por alma humana alguna y nadie sabe que está “arriba”. Y la frutilla del postre: Córdoba cuenta a la fecha con un único empleado para “controlar” miles de hectáreas transitadas a diario por deportistas con las más diversas aptitudes y procedencias.

Con lo presentado por la Provincia, la planilla de acceso será más completa y digital, habrá personal estatal de control en los puntos oficiales de acceso –son Mal Paso, Los Hornillos, Los Molles, Villa Yacanto y Villa Alpina en Champaquí; Casas Nuevas en Los Gigantes; y Uritorco-, conectividad en parte del trayecto y cartelería de referencia.

Un registro de visitantes más exhaustivo
“Vamos a mejorar con la incorporación de cartelería y un código QR de acceso para registro de los visitantes”, señaló Juan Carlos Scotto, secretario de Ambiente de la provincia. “Esa información que se cargue en la declaración jurada va a ser disparada a nuestros guardaparques, a la gente de Córdoba Turismo y a la Secretaría de Riesgo Climático y ellos a quienes corresponda, para tener conocimiento de los visitantes a estos tres cerros”, completó. Scotto dijo que “se intenta saber quién sube y fundamentalmente avanzar en prevención; que se registre y que no suban si las condiciones climáticas no lo permiten, o que suban guiados por las personas que conocen el lugar”, señaló, y llamó a “regular esto que está pasando, por ejemplo, en Los Gigantes”. “Vamos a tener nuestro puesto, con nuestro registro”, celebró, sin perjuicio de los accesos privados que existen en dos de las tres zonas referenciadas.

Aunque el formulario está en proceso de diseño, se supo que será un registro mucho más exhaustivo que el actual. Que quien no ascienda con celular, podrá llevarlo impreso. Y que queda planteada una duda, no menor: ¿se incluirá, como ahora, el ítem “guía del grupo”? Ascender con guía no es obligatorio, hoy día, en ningún cerro de Córdoba. Capilla del Monte lo intentó meses atrás y tuvo que recular.

Son en Córdoba tres las áreas catalogadas como “Zonas de Riesgo: Uritorco, Champaquí y Los Gigantes. Si bien técnicamente están lejos ser consideradas la alta montaña, sí es cierto que presentan una topografía compleja y amplia variabilidad climática.

Apoyos y dudas
Desde el Club Andino Córdoba (CAC), el presidente Martín Salas destacó el anuncio y dijo que “algunos de los ejes principales tienen mucha importancia en lo referente al deporte de montaña, y otros en lo vinculado a los recursos naturales”. Y subrayó que “como Club Andino reafirmamos nuestro compromiso en ayudar y trabajar para que este concepto del cuidado del medio ambiente en la montaña sea primordial”.

Salas apuntó que en la presentación del plan “el doctor Scotto no mencionó la parte de deporte, lo cual nos hizo un poco de ruido”, pero consideró “muy bueno el tema del control en los accesos”. En esa línea, señaló factible “que desde la ley que reconoce al montañismo como deporte se genere una base de datos para aportar a este control”, y dijo que “celebramos que en ningún momento se dijo que iba a ser restringido o para alguien en particular”. “Se sigue hablando de accesos controlados, pero en definitiva libres”, destacó.

Finalmente, el representante del CAC recordó que “como club hemos presentado varias notas para solicitar la reglamentación y el fortalecimiento de la Reserva Provincial de Pampa de Achala y el lugar de Los Gigantes, para que se arme una estructura de contención para los guardiaparques. Esperemos que este plan contemple eso, y también que toda esta movida haga mella en las personas y empecemos a cuidar un poco más”, cerró.

Un operador de turismo alternativo que pidió reserva de identidad relativizó el anuncio provincial y deslizó: “No sea cosa que nos controlen solo a los guías, y a la gente no”, mientras que una fuente de un cuartel de bomberos directamente vinculado a los rescates en una de las zonas señaló que el personal afectado al plan sería el de los resistidos Equipos Técnicos Ante Catástrofes (ETAC). De dónde “sacará” la Provincia un plantel especializado para ejecutar el plan, en apenas tres semanas o un mes de plazo, es una de las incógnitas.

Las cuentas pendientes
Lo presentado por el Gobierno es, a primera vista, un intento de regular lo que lleva años desmadrado y se complejiza año tras año. Más en pandemia, donde se registra un “boom” de este tipo de actividades y un impacto de visitantes que en principio las Zonas de Riesgo no están en condiciones de soportar. Faltan aclarar algunas dudas, como las referentes al sistema de checkout –quizás la principal falla del sistema actual- y la capacidad estatal de controlar una zona vasta, que además de los puntos oficiales presenta una amplia gama de accesos, muchos privados.

La siniestralidad en las Zonas de Riesgo, hay que decirlo, es bajísima, y lo será más si se fomenta deportistas autónomos, educados ambientalmente, que sepan gestionar el riesgo y que se empapen de la cultura de montaña. Nada de ello fue eje de la presentación del plan; es de esperar que sean parte medular de una eventual y necesaria etapa complementaria.

Prensa GRC
Author: Prensa GRC

Noticias relacionadas

Botón volver arriba