Deportes

Con una goleada en Alberdi, Belgrano quedó a un paso de la Primera

Belgrano conmovió. Belgrano cautivó. Belgrano enamoró. Belgrano se construyó una noche de fantasía para un objetivo que es cada vez más real: el de salir de campeón, el de ascender, el de volver a la elite del fútbol argentino. Belgrano se impuso 3-0 a Defensores de Belgrano en el Gigante de Alberdi, por la fecha 34 de la Primera Nacional.

Así, si el equipo celeste le gana el domingo a Brown, en Adrogué, logrará regresar a Primera luego de tres temporadas.

Maximiliano Comba y Paulo Vegetti (dos veces) marcaron los goles del equipo dirigido por Guillermo Farré, que ahora manda con 70 puntos, ocho más que Instituto, el escolta.

Aún perdiendo, los celestes podrían ascender el domingo. Y por eso la locura en Alberdi. Belgrano se va para arriba con la fuerza colosal de su equipo y su gente.

A los tres minutos, Comba abrió el marcador en el estadio Celeste, ante una multitud, una vez más.

El domingo, a las 15.40, Belgrano visitará a Brown de Adrogué.
EL PARTIDO DE BELGRANO

Si alguien en Belgrano pensaba que el triunfo de Instituto sobre Flandria podría poner en nervios inmanejables al equipo de Guillermo Farré se sacó de encima el partido de una manera solvente, rápida y brillante.

El 1-0 llegó con una jugada barcelonesca, a puro toque y desde la zona del campo propio. La escena final mostrará que Maximiliano Comba resolvió todo empujando una pelota en un rebote que injustamente ensució la jugada. Iban tres minutos.

Todo Belgrano abrazo a Maxi Comba, el autor el 1-0 en Alberdi frente a Defensores de Belgrano. (Javier Ferreyra / La Voz)
Todo Belgrano abrazo a Maxi Comba, el autor el 1-0 en Alberdi frente a Defensores de Belgrano. (Javier Ferreyra / La Voz)

Defensores lució desbordado. Caído. Y Belgrano fue voraz. Y amplió con la fórmula del desborde de Compagnucci (también partícipe en el primer gol). Sólo que esta vez la definición no ensució y Vegetti la selló con un cabezazo. Iban 10.

Y Belgrano seguía en control total. Lo que demostraría 15 minutos después con otro gol de Vegetti y con otro envío desde la derecha, esta vez de Bruno Zapelli.

Belgrano se imponía por el poder de gol. Que esquema ni esquema. No era un asunto de sistema, era un asunto de actitud. Fue, en ese primer tiempo, un Belgrano sin igual, tremendamente efectivo, tremendamente resolutivo. Un primer tiempo 3-0 activó un show de cantos y algarabía. Incluso hubo tiempo para que el arquero Losada ganara un mano a mano.

En el segundo tiempo, Belgrano le bajó intensidad a sus ataques. Reguló. Controló. Dominó con la mente y con el físico. Ese tránsito al pitazo final estuvo rodeado del delirio tribunero, que ve y siente que el ascenso está a un pasito, que es inevitable.

SÍNTESIS DE BELGRANO Y DEFENSORES DE BELGRANO

Fuente: lavoz.com.ar

Noticias relacionadas

Volver al botón superior