Mundo

BRASIL l La máxima autoridad judicial aprobó medidas especiales contra las noticias falsas

El Supremo Tribunal Federal (STF), la máxima autoridad judicial de Brasil, aprobó este martes la adopción de medidas especiales para combatir la divulgación de “fake news” (noticias falsas) en la recta final hacia el crucial balotaje entre los candidatos presidenciales Jair Bolsonaro y Luiz Inácio Lula da Silva.

 

Por 7 votos a 0, la Corte ratificó una resolución del Tribunal Superior Electoral (TSE) para actuar de oficio y quitar inmediatamente del aire espacios publicitarios y perfiles de las redes sociales conteniendo “fake news”.

La Corte consideró que el TSE tiene el “legítimo poder de policía sobre la propaganda electoral” y es necesario que actúe con celeridad para impedir las “consecuencias nocivas” de la “rápida” diseminación de informaciones engañosas.

En una campaña donde las informaciones inexactas aumentaron en un 1.600% frente a los comicios municipales de 2020, “el estrago” de los contenidos falsos es “inconmensurable” para la “libre circulación de ideas”, argumentó el STF.

La sentencia del STF derrumbó una acción impulsada por el Ministerio Público Federal (MPF), que sostuvo que el “poder de policía” asumido por la Justicia electoral adquirió una “proporción nunca vista antes”, comporta una suerte de censura previa y es una amenaza a la “seguridad jurídica”.

El próximo domingo el mandatario de ultraderecha Jair Bolsonaro, del Partido Liberal, y el exmandatario de izquierda Luiz Lula da Silva, del Partido de los Trabajadores (PT), disputarán el balotaje del cual surgirá quién gobernará Brasil entre 2023 y 2026.

Lo ratificado acelera la remocin de publicaciones con fake news de las redes sociales

Lo ratificado acelera la remoción de publicaciones con fake news de las redes sociales

Lula, que está arriba en las encuestas por entre 5 y 7 puntos, anticipó este martes que de resultar vencedor no se presentará para una eventual reelección.

Desde la campaña del presidente Bolsonaro se tildó de “autoritaria” la resolución del TSE de la semana pasada, que fue refrendada este martes por el STF, consignaron medios locales y la agencia de noticias ANSA.

El domingo pasado, la justicia le pidió a Bolsonaro que retirara las piezas que asociaban a Lula con el gobierno de Nicaragua, otro que lo vinculaba con casos de corrupción, una que aseguraba que el PT iba a cerrar iglesias evangélicas en caso de asumir el poder y la que sugería que el exgobernante había celebrado el surgimiento del coronavirus, entre otras.

A la campaña de Lula le solicitaron dar de baja un spot que responsabilizaba a Bolsonaro y sus hijos con un esquema de corrupción, uno sobre la compra de inmuebles con dinero en efectivo y otro en el que el propio mandatario dijo que estuvo a punto de comer “carne de indio”.

Letrados consultados por Télam coincidieron en que se trata de una campaña excepcional que presenta desafíos para los tribunales electorales.

“La justicia electoral de Brasil tiene más de 90 años y viene siguiendo con preocupación este fenómeno; ya había aparecido en 2018 y 2020, pero ahora ha ganado un volumen mucho más gigantesco que la capacidad para responder de la justicia”, dijo a esta agencia la jueza electoral Cristiana Cordeiro.

Fuente: Telam

Noticias relacionadas

Volver al botón superior