Audios

AUDIOS || Mario Devalis: ¿Quién nos robó el humor a los cordobeses?

Entrevista por FM Centro 99.3 en La Rebelión de los viejos”

Una de las industrias más importantes y extendidas en el tiempo que teníamos los cordobeses, sí, que teníamos, era la producción de humor. Una fuente que se exponía como inagotable. Fueron infinidades de personajes que se volcaron a esas lides y que lograron reconocimiento en el orden nacional e internacional. Los hombres del tablado que nos arrancaban las risas con sus ocurrencias se fueron acotando. Achicando hasta desaparecer. Cada vez se hizo más difícil encontrar figuras que atraparan con sus cuentos o chistes.

Producir risas se convirtió en una utopía y solo quedaron flotando algunos pocos, muchos de ellos como una expresión de la mediocridad. Uno de los últimos, considerados entre los antiguos, en sobrevivir, ha sido Mario Devalis, básicamente con su humor costumbrista, mezcla de urbanidad y marcos campesinos donde los inmigrantes dejaron su impronta.

La semana pasada en el programa “La Rebelión de los Viejos” que se emite por Centro FM 99.3, los domingos con la conducción de Miguel Andreis y Marcelo Barotto, se entrevistó precisamente a Devalis, quien nos dejó una mirada que no escapa a lo político y sociológico sobre el “extravió” del humorismo en Córdoba.

Lo cierto es que atrás, bebidas por el tiempo, se esfumaron nombres cincelados en la memoria popular y medios especializados como revistas, entre otras, la de mayores logros:” Hortensia”. Inolvidable e incomparable. Las razones son múltiples, una, quizás, la más relevante: ¡el temor a lo discriminativo, excluyente, lo no inclusivo, una interpretación que en casos suele ser subjetiva pero, es lo que se ha impuesto como “violencia de género” (sin negar que existe y no poca), pero que deja en muchos casos al hombre como un individuo en una constante libertad condicional! Hace no muchos años era impensado concebir cualquiera de los grandes festivales: Cosquín, Villa María; Jesús María… sin la presencia de dos o tres humoristas, hoy, ya no se los observa sobre el tablado.

Las organizaciones de los mismos prefieren no correr riesgos de posteriores denuncias, escudados en lo que definen como intemperancia de género.

Botón volver arriba