Saltar al contenido
Inicio » AUDIO Y VIDEOS | En Tío Pujio, Massa lanzó la licitación de reversión del Gasoducto Norte y arengó por la unidad nacional

AUDIO Y VIDEOS | En Tío Pujio, Massa lanzó la licitación de reversión del Gasoducto Norte y arengó por la unidad nacional

Compartir en redes

Finalmente, y aunque casi con dos horas de retraso del horario estipulado llegó el ministro de Economía, Sergio Massa a nuestra región, más precisamente a Tío Pujio, principalmente para lanzar la licitación de la obra de reversión del Gasoducto Norte que le permitirá a la Argentina llevar el gas de Vaca Muerta a la región Centro y Norte del país a un costo en pesos que resulta hasta «cuatro veces menor que el que se importa actualmente desde Bolivia».

A nivel local y regional acompañaron en todo el periplo la intendente Nancy Schiavi de la vecina Tío Pujio y el intendente villamariense Martín Gill. Al también candidato presidencial de Unión por la Patria lo acompañaban Agustin Jerez, titular de Enarsa y la Secretaria de Energía a nivel nacional Flavia Royón, entre otras autoridades regionales, provinciales y nacionales, además de empresarios y representantes gremiales.

Mientras tanto, vía videoconferencia, los gobernadores de Tucumán, Juan Manzur; de Salta, Gustavo Saénz; de Santiago del Estero, Gerardo Zamora; de La Rioja, Ricardo Quintela; y el mandatario electo de Jujuy, Carlos Sadir acompañaron el acto desarrollado desde Tío Pujio.

Parte de lo expresado por Sergio Massa en la tarde de este viernes:

Definiciones políticas de la visita de Massa y en plena campaña

En parte de su alocución destacó  «la visión estratégica del entonces gobernador (José Manuel) De La Sota, que luego siguió adelante  Schiaretti» para construir la infraestructura troncal que hoy permite la ampliación del gasoducto hacia el norte.

Para el ministro Massa esa visión de los mandatarios de Córdoba «permitió que podamos planificar un desarrollo de distribución de gas en el nodo central de Argentina».

Entre otras cosas destacó «Le agradezco al gobernador Schiaretti, con el que hoy podemos estar en lugares distintos en la política, pero la verdad es que el 10 de diciembre aspiro a ser presidente y a tener a Martín Llaryora  y a todos los cordobeses sentados en la mesa participando de nuestro Gobierno».

En el tramo final de su discurso, el jefe del Palacio de Hacienda aseguró que «nos pasó de todo en estos años: endeudamiento criminal, pandemia, guerra, sequía; ahora estamos terminando de recorrer la salida de la crisis. Lo que viene para Argentina es desarrollo, inclusión, construcción de un país federal en la suma de capital y trabajo».

Y concluyó: «A eso tenemos que invitar a todos los argentinos entendiendo que, a partir del 10 de diciembre, terminada la batalla (electoral) viene el tiempo de abrazar a todos y convocar a un gobierno de unidad nacional».

 

La obra del Gasoducto Norte

Toda la reversión del Gasoducto Norte generará 3.000 puestos de trabajo directos y 12.000 indirectos. Incluye tres obras diferentes, una de las cuales es la construcción del tendido de 123 kilómetros entre Tío Pujio y La Carlota. Las restantes son la ampliación de 62 kilómetros del Gasoducto Norte y la reversión del sentido de inyección de gas en las plantas compresoras de Ferreyra y Deán Funes, Lavalle (Santiago del Estero) y Lumbreras (Salta).

La obra de reversión permitirá llevar el gas de Vaca Muerta a las industrias de Salta, Tucumán y Catamarca, abastecer el desarrollo minero y reducir las importaciones de gas, lo que implica un ahorro anual de 2 mil millones de dólares. Entre sus ventajas para la economía nacional, destacan que bajará el costo de la generación eléctrica e industrial en el norte argentino, y que permitirá exportar hacia Bolivia, el norte de Chile y el centro de Brasil.

Su financiamiento se realiza mediante un crédito de la Corporación Andina de Fomento y estará en funcionamiento en el invierno de 2024.

La segunda gran obra que contempla el acuerdo con la CAF es este nuevo gasoducto en Córdoba, que irá desde La Carlota hasta Tío Pujio. Esta línea tendrá una extensión de 120 kilómetros y se realizaría con ductos de 30 pulgadas ya que el objetivo es llevar mucho más gas de la red de Centro Oeste -un gasoducto troncal que comienza en Vaca Muerta- hasta el nuevo nodo de Tío Pujio desde donde se distribuiría hasta el límite con Tucumán.

Estos trabajos permitirían en conjunto sumar cerca de 10 millones de metros cúbicos al sistema ubicado al norte de Córdoba y al sur de Tucumán. Si bien es un buen volumen, la forma del Gasoducto Norte que es más angosto en Córdoba que en Salta, impide una expansión aún mayor del volumen a llevar, en especial si se tiene en cuenta que el norte argentino tiene un consumo diario promedio de 12 millones de metros cúbicos de gas.

Es que precisamente, este complejo de obras recién tendría un volumen considerable una vez en operaciones el Gasoducto Néstor Kirchner, y podría alcanzar los 19 millones de metros cúbicos por día.

Si bien desde el ministerio de Economía se destacó que esta obra permitiría ampliar las exportaciones a Chile y Brasil en realidad de lo que se trata es casi de una obra de emergencia para sortear el golpe que implica para el norte del país la falta de gas boliviano que todos los días del año se importa desde el 2006.

Es una suerte de gambeteada al tramo 2 del gasoducto Néstor Kirchner, una obra no solo mucho más costosa, por más de 1800 millones de dólares que aún no tiene el financiamiento asegurado, aunque se haya mencionado un posible aporte del BNDES- sino que además demandará mucho más tiempo de construcción, sobre todo si se demora su financiamiento.

A futuro, ya con el segundo tramo del gasoducto Néstor Kirchner que permita llevar al nodo de Tío Pujio más gas, y en especial con la reversión del resto del tramo del Gasoducto Norte hasta la frontera con Bolivia, sí se podrán incrementar las exportaciones a toda la región a través de las líneas internacionales que ya existen.

De momento, la obra a financiar por la CAF es clave para el invierno del año que viene, y en la industria aseguran que si se apuran los trabajos y no se registran problemas con el aprovisionamiento de los caños, el nuevo sistema podría estar listo para abril o mayo del año que viene.

De lo contrario, la alternativa será la importación de otro tipo de energéticos que permitan morigerar la falta del gas boliviano, ya sea más gasoil para las usinas o más energía eléctrica importada, dado que sin estas obras no hay forma de enviar más gas argentino a ese sector del país.

 

 


Compartir en redes